Un emocionante documental sobre los años felices de Diego Armando Maradona en Nápoles, dirigido por el especialista del género, Asif Kapadia (en la foto junto a los argentinos Daniel Arcucci y Fernando Signorini), ya ganador de un Oscar por “Amy”, fue estrenado este lunes en el 72º. Festival de Cine de Cannes.

El film se vale de mucho material inédito (más de 200 horas) encargado por el entonces agente y amigo íntimo de Maradona, Jorge Cyterszpiler a dos fotógrafos que lo seguían noche y día desde 1981 a 1987, o sea desde su pase multimillonario de Boca Juniors al Barcelona y luego a Napoli.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pero el material es inmenso y muy variado, desde documentales de la época, emisiones televisivas, entrevistas a familiares, comentaristas deportivos y su entrenador personal a jugadas prodigiosas de Dieguito, incluyendo el famoso gol de mano contra Inglaterra en el Mundial de 1986, apodado desde entonces “la mano de Dios”.

Y no faltan tapas de diarios y revistas que documentan el progresivo desapego de la prensa internacional, y especialmente la italiana, desde la inicial desconfianza seguida por el entusiasmo y terminada con una verdadera campaña en su contra, tras la eliminación por penales de Italia en la semifinal del Mundial de Fútbol de 1990, en la misma Nápoles que lo endiosó y le dio vuelta la espalda al vencer al seleccionado nacional. 

Pero lo que hace a “Diego Maradona” un film que emociona y clava al espectador en su butaca a pesar de sus dos horas y 10 minutos de duración, es esa especie de candor juvenil de los años mozos del “Pibe de Oro” que hacen lamentar su deriva hacia las amistades peligrosas con los camorristas napolitanos, su abuso de droga y su empecinamiento en no reconocer a un hijo fruto de una relación ocasional.

Los mejores momentos del film son los festejos en la capital partenopea por los dos únicos campeonatos nacionales que ganó “Napoli” en su historia (con el humor típico local uno escribió en la pared de un cementerio “no saben lo que se perdieron”) que han hecho que a distancia de pocos meses de la eliminación italiana, los napolitanos le hayan perdonado todo y lo sigan considerando un Dios.

El documental, que abrirá el 8 de junio el próximo festival Biografilm de Bolonia, dedicado justamente al cine biográfico, ya está vendido en todo el mundo (en Latinoamérica será emitido por DirecTV), gracias al Oscar de Kapadia, pero mucho más debido a la fama que aún ahora acompaña internacionalmente a Maradona.

El mismo Kapadia acompañó en Cannes a su film, no así Maradona, cuya presencia había sido anunciada el mes pasado, cuando se presentó el programa del festival y luego anulada sin dar explicaciones.

Fue el productor y ex cronista deportivo inglés Paul Martin quien convenció a Kapadia a realizar su tercer documental sobre personalidades del calibre del corredor de F1 Ayrton Senna y la cantante Amy Winehouse.

“Era a mediados del 2012, pocos meses después que ‘Senna’ ganara dos Baftas (el equivalente británico de losOscars, ndr), que Davis me propuso el film pero en ese momento no quería repetirme con un documental sobre un ídolo deportivo” contó Kapadia.

“Me convencieron ese material inédito con el que podía jugar en el montaje sin temor de repetir otros films sobre Maradona (sobre todo el de Emir Kusturica que también se presentó en Cannes en 2008 con la presencia del jugador, ndr) y el hecho de que yo soy un fanático del fútbol, hincha del Liverpool, y creo sinceramente que él ha sido el más grande futbolista de todos los tiempos” prosigue.

“En un primer momento pensé en hacer una cinebiografía pero qué actor hubiera podido encarnarlo en la pantalla o repetir sus goles, que son y serán inimitables?” se preguntó Kapadia.

Pero en ese momento, el realizador estaba ocupado con su documental sobre Amy Winehouse, que le iba a significar el Oscar al mejor documental y “Diego Maradona” tuvo que esperar.

Pero esas 200 horas de video, realizadas probablemente para seguir a sol y a sombra a Dieguito para impedir que fuera secuestrado, eran un tesoro inestimable y terminada la campaña de lanzamiento de “Amy”, Kapadia se puso manos a la obra.

“Fui a verlo en Dubai, donde entrenaba al “Fujairah Football Club” y en cinco días pude verlo solo cinco minutos” cuenta el realizador “pero luego tuve otros encuentros con él, siempre en Dubai, y pude hacerle las preguntas más espinosas que me servía para el film, como el abuso de drogas, su relación con la Camorra y sus relaciones familiares, sobre todo con su hijo ilegítimo” agregó.

“En un momento me dijo que yo había sido muy valiente al hacerle esas preguntas que no había contestado antes a nadie pero que por eso me tenía respeto y se avino a contestarlas y a dejar que se oyeran en el film” añadió Kapadia.

“Me preocupó cuando lo ví el año pasado en el Mundial de Moscú y ya había rumores sobre el mal estado de su salud.  Quería mostrarle un primer montaje del film pero o estaba indispuesto u ocupado” declaró el documentalista inglés de 47 años y agregó: “Tengo que decir que en el año y medio, dos años, que pude hablar con él, lo ví recuperarse cada vez más y reconciliarse con sí mismo, como lo hizo al reconocer la paternidad de Diego Armando Junior, después de 17 años”, aseveró el director.

“Este es un documental muy diferente a los dos que hice antes – declara Kapadia – y no solo porque tanto Ayrton Senna y Amy Winehouse se convirtieron realmente en mitos después de muertos y Maradona lo fue y sigue siendo en vida. Además, Diego es una figura fuerte y carismática y un verdadero líder, capaz de construirse su propio mito”.