El viernes se inauguró la 31ª edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata que se extenderá hasta el domingo 27, con una nutrida variedad de películas en competencia y secciones paralelas que agudizan la ansiedad del cinéfilo que se las ingenia para encarar la maratón y los espectadores ocasionales que aprovechan los diez días de cine en continuado para disfrutar de una programación muy distinta a la que se ve durante el año.

Marcelo Alderete, uno de los programadores del Festival contó a Tiempo algunas de las particularidades de este trabajo tan intenso como apasionante.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–¿Cuál sería un punto a favor de una película para tener chances de ser programada y qué la descarta por completo?

–Decir que la película sea buena es una respuesta tan amplia como facilista. Creo que lo importante es que las películas tengan la mirada de un autor y cierto rigor formal entre lo que se cuenta y cómo se lo cuenta. Reducir al cine a un cuentito bien contado es menospreciarlo. En lo personal, descartaría las películas falsas, a las que buscan el aplauso fácil, sacrificando cualquier tipo de lógica interna, ya sea desde lo formal como de lo narrativo. Pero como a ese cine le suele ir bien en los festivales y hasta ganar premios, es difícil.

–¿Dónde estuvo puesto el foco en la programación de este año?

–No sé si hay focos en algún lugar en particular. Lo que queda a la vista es el cruce entre un cine contemporáneo y el rescate de un pasado. Si recorremos el catálogo creo que hay películas de todas las décadas. Se puede ver lo más actual, Apocalipsis Now, películas de Jacques Rivette cuando todavía no era Jacques Rivette, restauraciones de películas argentinas, retrospectivas. Creo que en esa mezcla increíble está el espíritu del festival.

–¿Podrías señalarnos tres “imperdibles”?

–Las retrospectivas dedicadas a Pierre León, quien va a estar en el festival, y al director japonés Masao Adachi, quien lamentablemente, y por problemas políticos, no puede salir de su país.

Y películas sueltas, están las nuevas de Albert Serra, Sergei Loznitsa, Jim Jarsmusch, Alain Guiraudie, Cristi Puiu, Adolfo Arrieta, Terence Davies, Hong Sang soo, Johnnie To, Sion Sono, Lav Diaz, Manoel de Oliveira, Raúl Perrone. Y títulos más tapados como Pow Wow, Rat Film, Reach for the SKY, The stairs, The dreamed ones, The dreamed path. Hasta se va a ver un corto que Francois Truffaut filmó en el festival en 1962. Mucho y bueno. ¿Qué más se puede pedir? «