Desde que nacieron como grupo, en 1994,  su actitud fue siempre igual: avanzar frente a las adversidades. “Hay darle para adelante. Siempre. Hoy solo queremos tocar y tocar. Tocar lo más posible. Es nuestra ilusión.  Después de dos años, la verdad que nos hace falta. Es como que nos falta una pierna”, así lo resume Emiliano Brancciari, cantante y guitarrista del grupo que junto Denis Ramos, encargado del trombón, hablaron de la actualidad de la banda con Tiempo. El sábado 18 de diciembre en el Estadio Único de La Plata No te va Gustar estarán presentando su más reciente trabajo: Luz, disco nominado a los Latin Grammy como “Mejor Álbum de Rock”. Salió este año pero fue grabado el año pasado. Ahora es el momento de mostrarlo.

La banda uruguaya prepara un show de más de dos horas, con temas viejos y nuevos. El flamante álbum incluye un tema con Nicki Nicole sobre violencia machista –“Venganza”,y otros como  “No Te Imaginás”, “Josefina”,  y “Austro” en el que participa Ricardo Mollo. Todos  grabados en aislamiento y aprovechando el párate que la pandemia les impuso.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Están ansiosos. Suelen hacer una pretemporada en febrero para tener un ritmo importante para salir de gira todo el año. Ahora les tocó hacerla durante noviembre: “Pusimos en la pizarra  todas las canciones tocables que teníamos, y empezamos a bajar.  Unas 50  quedaron…veremos cómo sale”, cuenta Brancciari.

–¿Cómo se siente volver al ruedo?

EB: –Estamos muy emocionados, imaginate luego de dos años sin tocar y tres que no hacíamos un set eléctrico. Ansiosos y felices por volver a encontrarnos con la gente. Preparando todo para no defraudar, que la gente se vaya súper feliz y nosotros también, obviamente.

DR: –Tuvimos un problemita para arrancar en Uruguay, cambiamos de fecha. De tocar sábado o domingo, que es lo normal, tuvimos que pasar para lunes y martes. Por suerte la gente nos acompaña igual. Después venimos acá y ya esperamos arrancar a movernos para donde se pueda.

–¿Tenían ganas de mostrar el disco? Grabado de una manera particular…

EB: –La verdad nos sentimos vigentes con un disco que representa lo que queremos tocar y que fue bien recibido. En un momento humano muy lindo dentro de la banda, con una energía súper positiva. Estamos disfrutando mucho. Todo está muy bien. Lo único que nos falta es tocar en vivo que es la columna vertebral de  nuestra manera de vivir. Entonces estar tan cerca es lindo.

DR: –Teníamos un número de canciones previo a la pandemia. Faltaba componer una parte, pero íbamos a grabar entre gira y gira. Pero se abrió toda esa ventana de no tocar, compusimos un montón de canciones nuevas y tuvimos todo el tiempo del mundo para dedicarle al álbum.

EB: –Primero trabajamos a distancia con el productor Héctor Castillo. Él desde Nueva York y nosotros desde Montevideo, a través de una pantalla. Avanzamos hasta donde pudimos. Cuando vino ya preprodujimos y decidimos que en vez de todos viajar a Estados Unidos o a Londres que era la otra posibilidad. Invertir todo ese dinero en grabar de la mejor manera posible en Uruguay. Conseguimos un hotel de campo, un lugar maravilloso que estaba vacío y ahí armamos el estudio y empezamos a convivir un tiempo. La verdad que fue maravilloso. Nunca habíamos grabado en esas condiciones. Además que el disco era algo para nosotros algo positivo, estar ahí termina notándose en el resultado final.

DR: –Fue hermosa la situación que se dio.  Trabajamos en un lugar a 140 kilómetros de Montevideo. Si bien queríamos  estar concentrados  al 100 por ciento en el disco, estábamos cerca si teníamos que ir a casa o hacer algo. Compartir 24 horas, te da otra cosa, otro swing, otro ritmo. Todo fue más espontáneo. No teníamos horarios. Si vos querías grabar, prendés la máquina, sean las 10 de la noche o las 7 de la tarde. Si era a las tres de la mañana te caía una idea, a lo sumo tenías que despertar al técnico, pero estabas ahí. Era fácil plasmar arreglos y detalles.

–¿Está la pandemia presente?

EB: –Hay algo de la pandemia en el disco sin dudas. Las letras son más personales, más introspectivas, y hay alguna que otra palabra que se nos apareció dentro de este contexto. Pero nunca quisimos tocar el tema directamente. El encierro,  el miedo y la incertidumbre de la pandemia, si están, están solapadas o pasadas por un tamiz. No queremos ser nosotros quienes te hagamos acordar de este momento nefasto para toda la humanidad. Quizá nuestra tarea es otra, que conectes con lo lindo, o con lo negativo pero de una manera más sanadora.

DR: –Sin duda alguna. Este disco nos salvó la cabeza, fue clave.  Porque fuimos muy ilusos al principio. Pensamos que iba a ser algo pasajero y  en ese sentido, al pasar los meses, ya nos entrabamos a inquietar. Sabíamos que íbamos a grabar el disco, pero en dos etapas y con una situación diferente a la que nos tocaba: iba a ser entre giras, con un mes para componer. Estaba todo armado y nos dimos cuenta que no iba a pintar eso.  Recién en junio  nos volvimos a juntar y repasar canciones nuevas que teníamos dando vueltas. Ahí dijimos tenemos que cambiar el plan y aprovechar esta pausa de giras para llevarlo hacia un lado positivo.

–¿Es un disco que los representa? Está el tema de Niki Nicole donde dejan ver su postura…

EB: –La violencia machista es algo que nos involucramos ya hace años. “Venganza” es un tema contra la violencia machista, porque sentimos que nosotros como hombres tenemos que hablar del tema. Para que futuras generaciones sepan que hay cosa que no van más. Hay que aprender mucho y desaprender bastante.

-¿Cómo se encuentran con las letras y el sonido de cada tema?

EB: –Todo lo que inspire va, le damos para adelante. Si lo sentimos, lo hacemos. Si hay gente que no está de acuerdo con algo que decimos, bueno, así  es la vida. No nos cambia. No nos cerramos a nada, nunca lo hicimos. Con el pasar de los años es verdad que tenemos cada vez menos miedo de  decir  las cosas  de diferente manera.

DR: –Mirá, si no funciona siempre hay tiempo para volver para atrás o rehacerlo. Estamos confiados que tenemos la tranquilidad de saber que nuestro juego es ir viendo que es lo que nos gusta, y si no nos gusta, listo, veamos para dónde ir.

–¿Para ustedes la música, su trabajo, tiene que cumplir una función específica? ¿O sólo se trata de disfrutar?

EB: –No, creo que es lo que nos gusta hacer. La música tiene múltiples roles. Tratamos de cumplir todos estos aspectos teniendo claro que es lo que queremos decir en cada tema. Un tema puede divertirte, emocionarte, acompañarte. Es lo que nosotros vivimos cuando escuchamos música. Nos gustaría que eso pasara con nuestras canciones, como a nosotros nos pasó con otros. Tantos otros. Una canción puede dar respuestas, puede informar, despertar curiosidad. O simplemente hacerte pensar y sentir algo que nunca antes te pasó o sí, y te  hace acordar. Cada uno lo toma como quiera.

–¿De qué depende  eso? ¿Es algo que el autor no puede determinar?

DR: –Uno lo hace de una manera pero luego el cómo lo recibe el otro, ya no está en vos, no se sabe. Creo que hay muchos factores, pero lo que sí noto, para decir algo, es que depende de la generación. Un adolescente que nos escucha no asimila una letra igual que una persona de cuarenta. Eso seguro. Yo pienso eso. Está bien que suceda. Los momentos son diferentes, si vivís más estás más curtido y te pasaron más cosas y buscás la profundidad en las letras, mientras que el joven es más curioso y busca más identificarse con una manera. Pero bueno, uno tiene que dar lo mejor y esperar. Por ahora a nosotros distintas generaciones nos bancan, esperemos seguir en esa.


¿Cuándo?

No Te Va Gustar. La banda uruguaya presenta su más reciente trabajo discográfico Luz. Sábado 18 de diciembre a las 20.30 en el Estadio Único de La Plata.

Prensa


Un momento especial

El  pasado 3 de diciembre a las 19 en el canal oficial de NTVG en YouTube se estrenó el documental Lejos de los focos, un relato de los procesos de cómo se hizo el disco que grabaron el año pasado.  El nombre fue tomado de una de las canciones del disco (“Austro”, la que cantan junto a Ricardo Mollo) y no es otra cosa que un detrás de escena en donde se ven todos los detalles del confinamiento creativo, obligados por las circunstancias, pero que también colaboró a unirlos más desde lo humano.

Dirigido por Ignacio Benedetti, el documental es una mirada íntima y cotidiana sobre su manera de abordar las canciones de Luz  y el proceso. “Al saber que íbamos a un lugar maravilloso y las ganas que teníamos, nos dimos cuenta que era un momento especial y lo queríamos compartir. Había que registrarlo. Hubo varias cámaras con nosotros, todo el tiempo prendidas y se logró algo  que es súper musical, porque hablamos todo el tiempo del laburo, pero muestra un montón de los momentos de esparcimiento, de creación y demás detalles que uno comparte cuando hace algo así. Festejamos dos cumpleaños ahí, los fines de semanas cuando podían, venían las familias. Y todo está en el documental, que está tan bien hecho que parece que estás ahí”, cuenta Brancciari.

“Mostrar el funcionamiento interno de cómo es hacer un disco está bueno, es algo distinto. Tomamos un vino, nos reímos, jodemos, pero también nos obsesionamos con el sonido, con cómo hacer tal o cual cosa. Discutimos, opinamos, dormimos y nos levantamos para hacer el mejor trabajo posible. Estuvo buenísimo hacerlo y que quede esta recuerdo de cómo fue”, agrega Ramos.


La grieta y el Río de la Plata

Las diferencias políticas dentro de la tan remanida grieta, no es algo ajeno en Uruguay. En algún momento era menos marcado en la Banda Oriental, pero cada día es más notoria. “Está todo muy violento. Muy polarizado. Y no solo acá o en Uruguay, es un fenómeno mundial. No queda  nada en el medio. Y todo se politiza, absolutamente todo. Hasta una pandemia. Por ejemplo, los gobiernos de Uruguay y Argentina ahora están en veredas bien distintas, pero los antivacunas se ponen un lado o del otro según les conviene, o son iguales. Es medio cavernícola politizar un tema de salud, pero bueno, está bravo de verdad y en todo tenés que estar con alguien y en contra de otro; y a veces uno no tiene ganas, porque depende. Pero así estamos”, reflexiona Brancciari.

Por su lado, Ramos tiene su postura: “Lograron que no haya medio y que no se pueda acordar puntos conjuntos para mejorar algo la situación del pueblo, que es lo importante. El término medio no llega nunca. EL bien común de esa manera es  medio imposible, porque si nadie cede. Vos estás ahí y yo acá ¿Entonces cómo hacemos? Hay cosas que no te vas poner de acuerdo nunca, ok, pero el medio  es quizá la mejor opción para sufrir tanto, esperemos que vayan apareciendo opciones que estén menos a los extremos como para mejorar, y que tengamos todos una mejor vida. Lo primero que hay que ponerse de acuerdo es que nuestro países merecen mayores certezas para que estemos mejor. Uno tiene la esperanza que el futuro sea mejor”.