La Academia de Hollywood pegó un volantazo este año al poner en mención a una mayor cantidad de mujeres en las principales categorías. También otorgó más premios a extranjeros y, si bien la pandemia obligó a hacer una excepción al ser más flexibles con las producciones que no pasaron por las salas de cine, películas que fueron directamente al streaming obtuvieron once Oscar.

Así como hace unos años la Academia acusó recibo por la ausencia de artistas negros en las categorías principales, y al año siguiente arrasó Luz de luna tanto en el rubro de Mejor Película como en Guion Adaptado y Actor de Reparto (Mahershala Ali), este año recogió el guante y decidió ceder ante las críticas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Así, empezó por fin a mirar a las mujeres de cine más allá del género para observar las obras. El yerro más recordado fue la falta entre los nominados de Greta Gerwig por Mujercitas en 2019 y, tras las críticas, eligieron a dos mujeres para estar entre los cinco en competición.

Y fue la chino-estadounidense Chloé Zhao quien se hizo con la estatuilla por Nomadland, cerrando así una temporada de premios de ensueño para esta cineasta de cine independiente, que sin embargo en breve retomará la producción detrás de cámaras de Los Eternos, de Marvel Studios.

En la nómina también estaba la británica Emerald Fennell, que se llevó lo suyo anoche al ganar por Mejor Guion Original por Hermosa venganza, galardón que inauguró la gala estableciendo una tendencia que se fue acrecentando durante la ceremonia.

Lo llamativo no fue sólo que hayan sido dos las nominadas en esa categoría, sino que representaron casi la mitad de las nominadas hasta la fecha: tan solo cinco desde 1936 y con una sola ganadora previa; Kathryn Bigelow, en 2010, por Vivir al límite.

Las otras fueron la italiana Lina Wertmüller por Pascualino Siete Bellezas (1976), Greta Gerwig por Lady Bird (2018), Sofia Coppola por Perdidos en Tokyo (2003) y Jane Campion por La lección de piano (1993).

Y si de diversidad se trata, la coreana Yuh-Jung Youn se impuso por encima de una eminencia de Hollywood como Glenn Close en el apartado de la Mejor Actriz de Reparto. Así, la Academia continúa con su fino trabajo de inserción en Asia, un año más tarde de darle todos los premios importantes a la también coreana Parasites, de Bon Jon Ho.

Además, la Academia de Hollywood  tuvo que rendirse, un poco por obligación sanitaria y otro poco por los tiempos del streaming, ante las producciones de las empresas de video a demanda (VOD) debiendo elegir nominar películas que no se estrenaron en sala, como El sonido del metal, de Amazon Prime Video; El juicio de los 7 de Chicago y Mank, ambas de Netflix, así como también las animadas Soul (Disney+) y Más allá de la Luna (Netflix).

La cuestión a futuro probablemente no vaya a ser «¿cuándo va a ganar el Oscar una película que no pasó por las salas?»; sino, por el contrario, «¿cuándo será el año en que haya entre las nominaciones cintas que sí hayan estado en pantalla grande?». Los tiempos corren, los inversores apuestan a las plataformas y la Academia, al parecer, no querrá quedar afuera.

Netflix, de hecho, se hizo con siete Oscars en la noche (Mank dos, La reina del blues dos, Mejor Documental para Mi maestro el pulpo, Mejor Corto de Ficción para Two Distant Strangers y Mejor Corto Animado para If Anything Happens I Love You), Amazon Prime Video con dos (ambos por El sonido del metal) y Disney+ con dos (los dos por Soul).

Es cierto que la Academia hizo una excepción este año con respecto a las proyecciones en sala. También es cierto que varios de los premios cosechados fueron en las categorías denominadas «técnicas», pero igual de veraz es ver cómo cuando Hollywood exigió estreno en salas, el gigante del streaming acordó en diferentes países alguna proyección acotada para cumplir con el objetivo, como fue el caso de Roma en 2019.