Educando a Arizona (Raising Arizona, 1987)

En esta lista que recorre la filmografía de los hermanos Joel y Ethan Coen según su orden de llegada al mundo, va la primera con su sello. Sin desconocer el género matriz (el thriller), el humor -con toques a veces macabros- a través de las situaciones de comedia gana terreno por medio de personajes disparatados y totalmente disruptivos, que harían furor en el tránsito de la década del 80 al 90. Un vértigo que también resulta novedoso y parece hacer una actualización al ritmo narrativo de la época (Corazón salvaje de David Lynch en 1990 se convertiría en una especie de epónimo de esa velocidad). La historia cuenta cómo H.I. (Nicolas Cage, en uno de sus mejores papeles, que no abundan) y Edwina (Holly Hunter), una pareja que no puede tener hijos, está dispuesta a lo que sea para formar una familia. Incluso secuestrar a un bebé, aunque con cierto decoro: eligen a una familia que acaba de tener quintillizos. Disponible por suscripción en Star Plus, y para alquilar Google Play Movies.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De paseo a la muerte (Miller’s Crossing, 1990)


Primer film que logra la concordancia de público y crítica. Por un lado, tiene el toque de diversión y sagacidad imprescindible para conformar un entretenimiento popular y a su vez de calidad; por el otro, la aparición de una nueva forma de encarar el thriller, con una vuelta de tuerca a la novela negra (en este caso de Dashiel Hammett) en la que el azar y el error de cálculo están al mismo nivel narrativo que la sagacidad y la expertise de cada personaje en sus métier, en este caso la mafia y el gangsterismo. La historia se ubica en el año 1929 (los Coen, a su manera, también comienzan a hacer una lectura histórica y social de las distintas etapas del capitalismo en Estados Unidos), y cuenta cómo dos amigos y socios entran en conflicto porque uno, Leo (Albert Finney), quiere matar al corredor de apuestas Bernie Bernbaum (John Turturro), pero Tom (Gabriel Byrne) se opone porque está enamorado de la hermana de Bernie. La lucha desata una guerra abierta (filmada con novedosa estética) que desencadenará traiciones, conflictos políticos y corrupciones varias. Disponible por suscripción en Star Plus y para alquilar en Google Play Movies.

Barton Fink (1991)

Por este tiempo ya todos y todas están de acuerdo que los Coen son lo más grande que hay. La película gana la Palma de Oro del Festival de Cannes y no hay discusión sobre su talento y la refrescada que le han dado al cine. Aquí se cuenta la historia de un escritor (John Turturro) contratado en Hollywood en 1941 para escribir el guión de una película de serie B. Sin embargo, la oportunidad le trae una gran crisis de inspiración: allí entran los hermanos Joel y Ethan para jugar -y sobre todo ironizar sobre ellos pero mucho más sobre sus antecesores que hicieron de la página en blanco un martirio equivalente a las mayores tragedias humanas- con las alucinaciones y la claustrofobia del escritor alimentadas por el prosaico vendedor de seguros que interpreta John Goodman. El dúo de directores sigue consagrando actores: luego de Cage, Byrne y Turturro, suman a Goodman. Disponible para alquilar en Apple iTunes online.

Fargo (1996)

El vendedor de autos de Minnesota Jerry Lundegaard (William H. Macy), hombre opacado y mediocre, está casado con la hija de un millonario. Dispuesto a dar el gran salto (así se llamaba la anterior película de los Coen, un fracaso en la que tentaron suerte con una comedia negra de alta gama -millonarios- y sin el trasfondo del thriller), contrata a un par de delincuentes para que secuestren a su mujer para cobrar un millonario rescate. Y si bien las cosas no salen según los planes, es la policía local Marge Gunderson (Frances McDormand), con un embarazo muy avanzado, la que lo pone en aprietos hasta desbaratar su plan. Los realizadores empiezan a ver a las mujeres y a los sectores más ninguneados de la sociedad como una fuente inagotable de historias (como aquellos perdedores de Educando a Arizona pero mucho menos cool) y de un heroísmo que siempre se les negó. Pero, también, lo hacen con una mirada de cierto supremacismo que los llevará, en los films siguientes, a reiterarse y, como se dice en esta parte del mundo, a cancherearla. Disponible por suscripción en Movistar Play, y para alquilar en Apple iTunes y Google Play Movies

Sin lugar para los débiles (No Country for Old Men, 2007)

En este film el dúo creativo retoma la senda que los hizo grandes, puede decirse, y vuelven a mirar a sus personajes con cierta piedad, una misericordia que les permite empatizar con ellos y así sacarles el mayor y mejor jugo posible. Ambientada en 1980 en la frontera de Texas con México -es una de las ubicadas en épocas más contemporáneas-, Llewelyn Moss (Josh Brolin), un cazador de antílopes, descubre los cuerpos de unos hombres acribillados a balazos, un cargamento de heroína y dos millones de dólares en efectivo. Pero lo que Moss siente como una bendición. no lo será: su descubrimiento lo llevará a cruzarse con Anton Chigurh (Javier Bardem), un asesino espeluznante por su brutalidad, pero mucho más por su estirpe y facha: su figura hace imaginar que aplicará sobre su víctima una crueldad mayor a la que efectivamente termina aplicando. Los Coen consagran en Hollywood a Bardem. Y dejan huella. Disponible por suscripción en Movistar Play, y para alquilar en Apple iTunes, YouTube y Google Play Movies.