El joven manos de tijera (1990)

La ternura de Tim Burton le daba vida a un joven que sólo era monstruoso cuando se asustaba y de una gracia luminosa cuando se sentía comprendido en su desgracia y querido en su diferencia. La artífice de ese milagro que protagonizaba Johnny Deep era nada menos que la encantadora Winona Ryder. Ellos hacían posible ese nuevo modo de amor que asomaba al mundo en los 90 de la mano de uno de sus directores más emblemáticos y dos de sus artistas más representativos. Todo transcurre en los días previos a Navidad, cuando un inventor que dedicó parte de su vida a crear una criatura perfecta a la que llamó Edward, muere de repente. El joven, aislado y solitario, tiene un gran problema: sus manos son unas tijera, y cuando lo invade el miedo, no puede controlarlas y hace desastres. Todo hasta que la encuentra a ella; el público salió de la sala preguntando quién es esa chica.

Disponible por suscripción en Disney+, y para alquilar en Google Play.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Drácula de Bram Stoker (1992)

El mundo del cine -y el mundo en general- ha reconocido el encanto de Ryder. Así que su próximo paseo en este recorrido es de la mano de otro gran director: Francis Ford Coppola. Si Burton había visto en ella la dulzura, Coppola descubre su sensualidad: Winona es la chica de una generación, y él la pone al lado de otro gran chico de ese tiempo, Keanu Reeves. La historia es famosa: en 1890, el abogado Jonathan Harker (Reeves) tiene que viajar a Transilvania, al este de Europa, para arreglar con el conde Drácula (Gary Oldman) algunos puntos del contrato de la casa que acababa de comprar en Londres. Pero el Conde no es el tipo de hombre que el joven Harker esperaba conocer. Una historia de amor como sólo Coppola puede contar y Ryder personificar. 

Disponible por suscripción en Netflix, y para alquilar en Apple iTunes.



Generación X (1994)

Winona Ryder ya era la actriz de una generación. Sólo faltaba la película que lo dejara registrado en la historia. Y llegó Generación X, que hablaba de quienes venían a suceder y cambiar el rumbo del mundo que le habían dado los Boomers (nacidos durante y después de la Segunda Guerra y que en el mundo formaron las generaciones de los sesenta y setenta). Dirigida por otro cogeneracional (Ben Stiller, también protagonista), al dúo se le suma Ethan Hawke: el trío conforma también un triángulo amoroso, en el que ella es la piedra angular. Productora de televisión y estudiante de cine, mientras rueda su primer corto y sueña con su debut cinematográfico, se debate entre el amor de esos dos varones que representan los estereotipos del momento: el pibe volcado a las finanzas (Stiller) y el más bohemio que sigue sus sentimientos en vez del éxito (Hawke). Ryder representa la mujer que ya está instalada en los 90, con la especialidad preferida por la juventud del momento y que sería su arma para cambiar el mundo: el audiovisual en la televisión y el cine. 

Disponible para alquilar en Apple iTunes y Google Play.

La edad de la inocencia (1993)

Otro gran director aparece en su carrera: Martin Scorsese. La lleva a la Nueva York de 1870 para hacerla formar de otro triángulo amoroso, aunque esta vez la piedra angular es Daniel Day-Lewis: él es Newland Archer, un caballero de la alta sociedad de la pujante Nueva York que se encuentra dividido entre dos amores que representan dos mundos: el de la joven May Welland (Winona Ryder), su prometida, y el de Ellen Olenska (Michelle Pfeiffer), prima de May, que ha logrado el divorcio de un marido violento y es mirada por todos con malos ojos. En las postrimerías del fin de la Guerra de Secesión (la guerra civil comenzada en 1865), Nueva York se perfila como la capital cultural y económica de lo que muchos esperan que sea una nueva potencia mundial. Allí se dan las novedades de todo tipo, que incluyen las concernientes al amor. 

Disponible por suscripción en HBO Max, y para alquilar en Apple iTunes.

El cisne negro (2010)

Luego de una década que comenzó pletórica y se fue diluyendo hasta un segundo papel detrás de Angelina Jolie en la pobre Inocencia interrumpida, Ryder es arrestada por robo en Beverly Hills en 2001: se la acusa de pasar por caja sin pagar 5.500 dólares en ropa de diseñador y accesorios una tienda de la cadena Saks Fifth Avenue. Más allá del arreglo al que llegó (que incluyó tres años de libertad condicional, 480 horas de servicio comunitario y 3.700 dólares de multa, además de un tratamiento psicológico), lo cierto es que muchos dieron por muerta su carrera. Y de hecho le costó volver. Lo hizo con esta gran película de Darren Aronofsky en la que, no casualmente, hace el papel de “la jubilada” por el director de la obra, Thomas Leroy (Vincent Cassel). La reemplaza una nueva estrella: la bailarina Nina Sayers encarnada por Natalie Portman. Pese a la gran factura del film y de todo el elenco, la película no puede dejar de leerse en clave de cambio generacional. El trasfondo es, precisamente, una despiadada lucha (no mano a mano) por quedarse con el protagónico de El Cisne Negro. 

Disponible por suscripción en Star Plus, y para alquilar en Google Play.