El universo del streaming nos ofrece al alcance de un par de clics una oferta de series casi infinita. Pero gran parte de la vitalidad y riqueza que hoy disfruta el género se construyó a partir de algunos proyectos que rompieron los cánones vigentes y se adelantaron a su tiempo. En la Argentina un ejemplo claro es Okupas, que retrató la marginalidad con una crudeza y sensibilidad hasta entonces inédita en la tradición televisiva de nuestro país.

Este domingo  18 de octubre se cumplen 20 años de un estreno para muchos inolvidable. La miniserie creada y dirigida por Bruno Stagnaro retrató como nadie el universo asfixiante que desembocaría en la crisis del 2001. Stagnaro había sido realizador de Pizza, birra, faso (1998) y mucho después impulsó la miniserie Un gallo para Esculapio (2017-2018).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Okupas marcó un antes y un después en la ficción argentina en apenas once febriles capítulos. La amistad y desventuras en una Argentina devastada y a punta de caer todavía más abajo de Ricardo (De la Serna), El Pollo (Alonso), El Chiqui (Tirri y Walter (Staltari) conmovieron a propios y ajenos. La televisión se animaba a darle voz a personajes de ficción que expresaban el desamparo y la postergación de los sin voz. Fue producida por Ideas del Sur, la productora fundada por Marcelo Tinelli.

Rodrigo de la Serna: “Fui muy crítico con el macrismo, pero creo que debí serlo mucho más”

El primer capítulo de Okupas alcanzó 3.5 puntos de rating, una cifra interesante para una producción que no contaba con un gran apoyo publicitario y se emitía por Canal 7 (hoy TV Pública). Sobre el final su promedio se acercó a los 7 puntos. Hoy, mientras tanto, avanzan las negociaciones para que la serie pueda verse en Netflix. 


De la Serna nunca siguió el rating de cerca. Pero no olvida el espíritu de grupo que marcó la propuesta. “Todos estábamos metidos en la historia hasta la médula –puntualiza–. Fue algo inolvidable poder dejar todo en favor de algo profundo, que no tenía nada de pasatista. Está mal que lo diga, pero lo voy a decir igual: creo que Okupas es una de las mejores series que se hicieron en nuestro país.”

De la Serna guarda un singular recuerdo de su participación en el ciclo: “Veinte años no son nada y a la vez son todo, pasaron muchas cosas. Guardo un orgullo muy especial por Okupas. Cuando filmábamos sentí la enorme excitación de darme cuenta que estábamos cocinando algo muy importante. Al menos para quienes participábamos del proyecto, de la repercusión que iba a tener después no teníamos ni idea. Por primera vez en mi vida sentí que participaba de un evento creativo significativo, en el que podía expresar mi mirada del arte y del mundo, por supuesto al servicio de alguien tan talentoso como Bruno Stagnaro.”

Rodrigo de la Serna: “Ojalá la pandemia no nos deje un mundo todavía más injusto”

“Teníamos muy claro que no estábamos haciendo algo superficial. Yo había cumplido 23 años, pero notaba que se trata de algo muy diferente. Sentí por primera vez que confiaban plenamente en mí y eso siempre suma. Era un proyecto de esos que conmueven a cualquier actor, esas oportunidades que no siempre aparecen y que cuando aparecen te llenan el alma. Todos nos dábamos cuenta y nos metimos hasta la médula en ese engranaje colectivo que le dio tanta potencia  a la historia. Fue una experiencia inolvidable y siempre va a estar viva en mí”, destaca De la Serna.

Okupas funciono, entre muchas otras cosas, como un trampolín para la carrera de De la Serna. Dos décadas más tarde es uno de los actores más reconocidos y prestigiosos del país. Películas como Diarios de motocicleta (2004), Cónicas de una fuga (2006), San Martín: El cruce de los Andes (2011), Cien años de perdón (2016) y la reciente Al acecho (2020), entre muchas otras, confirmaron su talento, magnetismo y audacia para construir personajes sólidos y memorables, sin caer en efectismos o sobreactuaciones. De la Serna volvió a la televisión en forma recurrente y encontró en el teatro una herramienta de expresión artística, filosófica e ideológica. Acaso el mejor ejemplo de esa búsqueda lo constituya la obra El Farmer, con la que recorrió buena parte del país junto a Pompeyo Audivert.

De la Serna, incluso, logró consolidarse como un actor de renombre y llegada internacional. Desde la tercera temporada se sumó al elenco de La casa de Papel, la producción española considerada la serie de habla hispana más exitosa de la historia. En estos momentos se encuentra en la península ibérica registrando nuevos capítulos cuyo estreno está planificado para 2021.