La Máscara

Son muchos los actores y las actrices que marcan una década o un tiempo, y es en ese sentido que se propone este recorrido por la filmografía de Jim Carrey, quien como pocos llevó esa impronta durante el tránsito entre milenios. El actor, de quien puede decirse que resucitó con la saga Sonic, llevó al gran público del cine una técnica tan vieja como el cine mismo, pero que a partir de los 60 había quedado en desuso por falta de éxito: el humor físico. Y fue sin dudas La máscara, de 1994 -con toda la parafernalia de efectos especiales logrados con la digitalización de la imagen- la que puso a Carrey a la consideración pública. El resultado fue favorable. Standley Ipkiss (Jim Carrey), vive en Edge City, trabaja en un banco, tiene una vida aburrida y todo el mundo le toma el pelo (todo un prototipo del cine de la época, que convertiría en héroes a perdedores categoría Simpson, provocando una empatía totalmente novedosa). Hasta que un día encuentra una misteriosa máscara que, a la manera de la lámpara de Aladín, al ponérsela le da poderes de ‘ganador’: puede cambiar, se convierte en un tipo listo y divertido, hasta que conoce a Cameron Díaz (el amor romántico como otro gran tópico), que lo hará entrar en conflicto. Disponible en HBO Max y en Apple iTunes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE


Tonto y retonto

Hacia fin de ese glorioso años que 1994 significó para Carrey apareció Tonto y retonto. En la dupla que ya está categorizada en el título de esta película de los hermanos Peter y Bobby Farrelly, él es Lloyd, y su amigo inseparable es Harry (Jeff Daniels). Harry es chofer y Lloyd se dedica al cuidado y transporte de perros. Todo va fenomenal hasta que éste se enamora de una chica que dejó un maletín en el aeropuerto. El viaje será para muchos muy gracioso para algunos, para otros insoportable, y aunque no hay que generalizar, las opiniones varían según la edad (los más jóvenes suelen encontrar al film divertido). Entre el perdedor total y el tonto sin remedio, Carrey conduce a un público de target muy amplio por los problemas que más aquejaron a los mass media (y no tanto) durante aquella década: el acceso al amor romántico de los feos y torpes, y la recompensa de la vida para los que no niegan ser lo que son.

Disponible en HBO Max, en Apple iTunes y Google Play Movies.


El show de Truman (Una vida en directo)

El gran salto al reconocimiento de crítica y público del actor que hoy nos ocupa llegó en 1998, de la mano de un director consagrado en los 70: Peter Weir. Aquí, Jim Carrey hace de Truman Burbank, un hombre feliz de su vida, que cree y siente que su vida es la más feliz que haya podido imaginar. Sin embargo, sin saberlo, es el protagonista de un programa de televisión seguido por millones, en un formato que ya había aparecido y que hoy es tan común como el reality show. Pero un día sucede lo que no debería suceder, y el dilema entre conocer la verdad, la identidad y lo que se cree ser, se exponen con todo dolor. El film resultó todo un cimbronazo y abrió aristas inesperadas sobre lo que se percibe y cómo se construye la propia subjetividad.

Disponible en Amazon Prime, HBO Max y Google Play Movies.


El Grinch

En su raid por voltear verdades del siglo XX, Jim Carrey se mete con un cuento de Navidad para mostrar que son muchos los que la pasan mal y a quienes el espíritu festivo y de confraternización les molesta bastante. Esta especie de ogro de la Navidad lleva 53 años viviendo en una cueva con su perro Max. Tiene una dieta extraña y nada convencional, y las malas lenguas dicen que tiene un corazón tres veces más chico que el promedio; por eso, no puede querer a nadie. Hasta que se cruza con Cindy Lou, una niña que quiere saber más sobre él, quiere escuchar su historia de su propia boca y no de lo que le cuentan allá en el pueblo. Las subjetividades -como ya se habían visto claramente en The Truman Show– si no son todo, lo son casi todo: Carrey parece seguir montado sobre uno de los cambios más profundos y menos visibles del fin de siglo, que se desplegarían en todos su esplendor/ horror con las redes sociales.

Disponible por suscripción en Netflix y HBO Go, y para alquiler en Apple iTunes y Google Play Movies.


Eterno resplandor de una mente sin recuerdos

La película más osada y disruptiva de las que supo protagonizar Carrey; un verdadero cuestionamiento a las verdades fundamentales del siglo XX, como borrarse de la memoria al ser que más se quiso porque no se puede soportar el dolor del alejamiento. Toda una catarata de narrativas del cine, la literatura, el teatro y sigue la lista, discutida a partir del avance tecnológico: ¿te borrarías de la mente a quien amaste como a nadie para no sufrir más el dolor de no estar más cerca de ella/ él? De la mano de Kate Winslet y ambos, llevados por un sorprendente Michel Gondry desde la dirección, el film representa el punto más alto de las actuaciones del actor en el cine ‘serio’, y también el más trágico: por un lado, no hará una película de semejante desesperanza (por más que no cierra todas las puertas y deja una luz), y por otro, será el inicio de un camino con más tropiezos que aciertos, tanto en la comedia como en el drama. En su haber quedará que pocos son los actores capaces de ser cuerpo y alma de un tiempo: Carrey se hizo carne en los tópicos que atravesaron el sentir y el sentido de una juventud en su paso a la adultez.

Disponible en Netflix, HBO Max y Paramount Plus.