Las medidas en torno a la creación de nuevos espacios de igualdad en los medios de comunicación del Estado es una palpable realidad. La creación de la flamante Dirección de Género y Diversidad de RTA (Radio y Televisión Argentina, presidida por Rosario Lufrano) y a cargo de la abogada Susana Sanz (quien en el pasado se desempeño como directora de Asistencia Técnica del Consejo Nacional de la Mujer y responsable del Área de Promoción de los Derechos de las Mujeres y la Participación Pública) buscará como principal objetivo de su gestión promover instancias donde la ampliación de derechos en la esfera de los medios públicos representen un elemento esencial a desarrollar.

En la agenda de tópicos pautada por el nuevo organismo se generarán estrategias que amplíen la labor de las mujeres dentro de RTA, pero también se hará hincapié en la inclusión de los diversos colectivos identitarios sin olvidar la temática de la violencia de género. “Realmente me siento en un estado de satisfacción al poder en esta etapa de mi vida poder volcar mi experiencia y todo lo que he aprendido. Desde hace pocos años la temática de género se instaló en la agenda pública y hemos presenciado la movilización de miles de jóvenes, entonces esta Dirección es un desafío importante porque lo que realmente se tiene que buscar es que todos los avances, manifestaciones y todo lo que es reconocido públicamente sea implementado y cumplido. Hay una enorme distancia entre lo que parece logrado y lo formal con respecto a lo que realmente se logra completar. Así que la creación de estas áreas me parece que ha sido una decisión de Rosario Lufrano muy importante, sobre todo para completar una serie de reformas que se comenzaron en distintos espacios. Por todo esto trabajamos todos los días para que la igualdad de género se vaya transformando en una realidad cotidiana”, sostiene Susana Sanz como responsable de la nueva Dirección en dialogo con Tiempo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Dentro de la variada gama de objetivos, el tratar de generar la igualdad de oportunidades se constituye como un elemento central para la directora y su gestión. “Me interesa promoverlas, pero también motivar el buen trato entre las personas. En muchos espacios hay situaciones diferenciadas, algo que ya sabemos que ocurre en relación al lugar que ocupan los varones y el que ocupan las mujeres. Se debe propender a la igualdad entre las personas e ir avanzando poco a poco en una mayor participación en los cargos de representación. En el Congreso y en este momento hay en Senadores una propuesta para que en los medios de comunicación se discuta una Ley de Equidad de Género, y creo que ya existe un dictamen. En la comisión respectiva había un despacho aprobado, así que también eso saldrá para reforzar. Yo participe allá por 1992 junto a otras mujeres en la construcción de estrategias para imponer temáticas de género dentro de Estado a nivel nacional y en áreas provinciales y municipales. Se trataba de dar a conocer un feminismo más institucional, para darle solidez a nuestras demandas, a las actuales y a las de antes. Todo esto que en la actualidad experimentamos llevó muchos años de esfuerzo. En la Argentina tenemos toda una serie de normativas que favorecen a las mujeres, aunque luego en la práctica se han visto trabadas en distintas instancias por cuestiones políticas o ideológicas. No olvidemos que las mujeres estamos inmersas en un sistema que tiene una base patriarcal y que está armada por una serie de movimientos estructurales que tienden a que sea muy lento y costoso el avance de las mujeres. Por ejemplo, ahí encontramos la división sexual del trabajo, lo cual implica una serie de horas que las mujeres no tiene libres para buscar trabajo nuevo, capacitarse o porque los chicos se enferman. Todo esto que se llama amor es nada más y nada menos que trabajo no remunerado, no pago; todas cosas que realizan cuando están trabajando. Por eso, todo este debate es muy importante”.

En relación a los contenidos presentes en los medios de Comunicación de RTA, Sanz afirma su voluntad de trabajar y capacitar en torno a los contenidos de la Ley Micaela. “Mi intención es esa”, afirma la directora. “Pero me interesa la deconstrucción del lenguaje sexista, se debe cambiar el lenguaje que está basado con una lógica tradicional androcéntrica para que vaya reflejando las propias prácticas de las mujeres y los cambios que ellas experimentan en la sociedad, y que por suerte interviene lo dinámico del lenguaje. Se debe conseguir esta visión de género, no solamente de mujeres sino también de otras diversidades y las circunstancias que atraviesan a un ser humano, porque no tenerla influencian en tu visión. En la medida que se va cambiando esto hay también un cambio cultural”.

En cuanto a la representación de géneros en los medios, también se trabajará sobre el cupo trans, la problemática del colectivo LGBTIQ+ y en la generación de una agenda conjunta con Televisión Pública y Radio Nacional. “Yo creo que en este momento la problemática se está tratando bien. En Córdoba hay una chica trans y en laTelevisión Pública hay una conductora en ese espacio. Todo esto se va a ir cambiando cada vez más, aunque los cambios son progresivos porque llegarán al ritmo de otros cambios que se hagan. La ley que está en el Senado de la Nación y de la que hablábamos antes, establece cupo del 1%para todas las diversidades y que se entiende que van a tener una diversidad de trato y de oportunidades para que se cumplan estos cupos. Creo que no hay ninguna duda de que los directivos del canal y otros directores de medios aplicarán la futura normativa. En la medida que no haya cambios, estoy segura que incorporarán cambios porque estarán establecidos por una ley”, afirma Sanz.

Sabido es que en múltiples ámbitos laborales donde los medios no son la excepción, las situaciones de violencia se hacen presentes. En torno a esa instancia, se prevé la instalación de un protocolo pero también fuertes campañas de concientización que visibilicen la problemática. “Absolutamente pensamos en un protocolo”, afirma Sanz de manera enfática. “Una de las cosas con las que me he comprometido es luchar contra la violencia laboral y la de género. No debemos olvidarnos que la mayoría de los trabajadores de RTA son varones, y la violencia laboral les puede llegar. Yo estoy trabajando, y precisamente ya hemos empezado a dialogar sobre este tema con vistas a crear un programa preventivo, llevar adelante un protocolo de atención pensando en el personal a nivel regional como nacional. Lo importante en todo esto es que también la gente participe para ir logrando mayores derechos y una mayor igualdad”.

Como abogada y promotora de los derechos de las mujeres, Sanz sostiene que estamos viviendo un periodo de nuestra historia como país donde la sociedad en general es más receptiva a las políticas de inclusión e igualdad. “En líneas generales creo que podemos hablar de una sociedad mucho más inclusiva. Por otro lado, la pandemia ha mostrado otra realidad, porque más allá de todos los males que nos ha causado, también nos ha permitido colocar en blanco y negro muchas contradicciones que no eran tan evidentes. Ahí aparecen la influencia de factores como la pobreza, la discriminación, la vulnerabilidad que hay en el trabajo, etcétera. Todas estas son consideraciones que nosotros tenemos que pensar hacia adelante. La transformación de la vulnerabilidad de las mujeres no va de ninguna manera separada, sino que ayuda a consolidar la transformación de toda la sociedad para convertirnos en una más solidaria, equitativa e igualitaria para todos, todas y todes”, concluye.