Finalmente una de las series más exitosas de los últimos años tendrá una segura continuación. Los Testamentos (The Testaments), la nueva y flamante novela de la escritora Margaret Atwood tendrá su correlato televisivo en un futuro cercano. La misma actuará a modo de secuela de El cuento de la criada (The Handmaid’s Tale), el celebrado trabajo publicado originalmente a mediados de los años ochenta que desde 2017 se convirtió en una de las producciones televisivas más vistas de la plataforma Hulu.

En nuestro país la serie repitió el suceso generado en otros lugares del mundo con la reciente emisión de la tercera temporada. Fue esa repercusión global lo que aseguró en tiempo record una próxima nueva tanda de capítulos que se especula pueda estar a disposición público al término del primer semestre de 2020. En recientes declaraciones a la prensa Bruce Miller, responsable de la serie, confirmó oficialmente que están avanzadas las gestiones para la continuación de la historia protagonizada por Elisabeth Moss basada en el nuevo libro de la escritora canadiense. Sin embargo y más allá de lo avanzado de las conversaciones, todavía no está claro si esta secuela tendrá a personajes presentes en El cuento de la criada o directamente se darán a conocer nuevos protagonistas. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La expectativa por el lanzamiento del nuevo material de Margaret Antwood es tal que se espera una explosión de ventas cuando se ponga a la venta esta semana. A modo de adelanto, trascendió que la trama presente en El Testamento estará situada unos 15 años más tarde después de los hechos ocurridos en The Handmaid’s Tale.

Recordemos que en la primera entrega de la historia, Margaret Antwood ideó un mundo en el que los Estados Unidos sufrían un golpe de estado, mientras que su democracia republicana era sustituida por una secta de carácter religiosa en el que las mujeres son tomadas en cuenta sólo por sus cualidades reproductivas. En ese contexto, las que reniegan de su fertilidad son puestas a trabajar en pésimas condiciones de existencia siendo expulsadas hacia campos de concentración conocidos como Las Colonias.

En términos generales, la protagonista principal de la historia es June Osborne, una mujer profesional, casada, que con la llegada al poder de la secta gobernante pierde todo tipo de contacto con su marido (que logra escapar hacia Canadá) y su hija, que es adoptada por una familia de alto rango social. June no aceptará de buena gana el autoritarismo opresivo y reinante sino para sobrevivir, y lo mismo sucederá con miles de mujeres a su alrededor que correrán con suerte diversa. Todas ellas, conocidas socialmente como Criadas, tendrán como una dura imposición el concebir y tener hijos para familias pudientes del régimen, siempre en el marco de una sociedad (Gilead) en el que no se registran nacimientos desde hace más de un lustro. En paralelo, la trama de la serie se convirtió en un emblema actual del movimiento feminista que lucha por los derechos de las mujeres.

Sobre el lanzamiento de la novela sucesora de The Handmaid’s Tale, la escritora canadiense sostuvo que “Hoy Estados Unidos se convirtió en Gilead. Hay una similitud notable entre la novela y la política divisoria de Donald Trump contra los derechos de las mujeres, la comunidad LGBTQ y los espacios marginados en ese país. Pero no fui yo quien inventó las cosas que están en mis libros porque desgraciadamente la raza humana fue quien las inventó”, concluyó Antwood.

El actual y sostenido éxito de The Handmaid’s Tale representa una revancha luego de un gran fracaso ocurrido en el mundo del cine. En 1990 la versión cinematográfica de la serie bajo la dirección del alemán Volker Schlöndorff contó con una inversión (una cantidad considerable para la época) de diez millones de dólares, sin embargo registró una falta de interés notable por parte del público de su época. Ni siquiera el elenco formado por actores de primera línea como Faye Dunaway, Robert Duvall, Aidan Quinn y Natasha Richardson (en el papel de June Osborne) logró salvar a la producción del fracaso comercial. De varias maneras, el éxito actual de la serie televisiva rescató del olvido a una trama que hoy es celebrada globalmente.