Los caminos se siguen abriendo para ella, que desde el under más profundo supo construir una figura que no se detiene. Después de grabar discos, salir de gira, darles forma a sus videos, ahora es el turno del cine para Miss Bolivia. El jueves próximo se estrena Ese fin de semana, su debut en la pantalla grande dirigida por la realizadora Mara Pescio, que ya tuvo su premier mundial en la sección Nuevos Directores del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

La película narra la vida de Julia (rol interpretado por Miss Bolivia), una mujer con una gran deuda económica que debe cancelar cuanto antes. En el camino deberá lidiar con situaciones familiares que la sacan de foco, pero también con las urgencias de quienes no esperan mucho tiempo para cuando se trata de recuperar cierto dinero invertido. Ese fin de semana expone una temática social que ocurre con mucha asiduidad, por lo que el film de Pescio puede generar identificación y/empatía.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Llegar a esta etapa de mi vida con un estreno cinematográfico es algo que vivo con mucha intensidad. La experiencia de actuar en cine fue más que buena, la viví muy bien. Más allá de que no soy actriz, disfruté mucho durante el rodaje. Me ayudaron unos meses de ensayo para poder enfrentarme a las cámaras y sentirme bien. Fue algo revelador. Si bien ya había hecho cosas en unas temporadas con (José María) Muscari, hacer cine fue algo muy distinto. Estoy feliz y expectante con el estreno porque viví todo el proceso y comprendí el esfuerzo que es lanzar una película. Jamás había tenido una cercanía con todo el tema cinematográfico, por eso ahora comprendo el sacrificio y la inversión de dinero para hacer realidad un proyecto como este”, sostiene Miss Bolivia.

La invitación a participar de la película le llegó casi de sorpresa, más allá de sus ganas de ser parte de una producción de este tipo. “Me convocaron y me puse muy contenta. Más allá de eso, yo quería probarme actuando desde hace ya algún  tiempo. Un día me encontré con la directora y la producción y charlamos del proyecto. Les dejé claro que no era actriz, pero que me interesaba interpretar un personaje. Y ellos me respondieron que les interesaba que no lo fuese. Más tarde me pasaron el guión y me gustó porque me interpeló. Así que siete días más tarde comencé a entrenar. Tuve que aprender mucho y me falta mucho más: a actuar, a moverme, a hablar como en la vida real para tener una cierta verosimilitud…”.

La personalidad de Miss Bolivia la lleva a buscar nuevos desafíos en forma recurrente: “La película representó una oportunidad real de probarme de verdad, así que fue todo eso una gran motivación. Como puntapié inicial puedo decir que fue una gran experiencia porque yo quería hacerlo, pero no sabía cómo sería. Más tarde me di cuenta, una vez que ya estaba en el set, de que era algo que me gustaba más de lo que pensaba. Para mí, en síntesis, fue algo totalmente revelador”.

“El rodaje me llevó a vivir un mes en Misiones, así que me instalé en el lugar, y ahí fuimos. Estuvo muy bueno porque fueron 15 jornadas de filmación de día y lo mismo fue de noche, así que mi reloj biológico cambió totalmente. Me levantaba a las 5 de la tarde y me acostaba doce horas después: eso me costó mucho porque eran grabaciones nocturnas, aunque también me costó el personaje”.

Con respecto a su trabajo actoral, Miss Bolivia ofrece algunas pistas: “Es un personaje bastante polémico, de algún modo. Siento que todo eso me interpeló, pero también es una película que no tira toda la carne al asador, sino que da un espacio propio al espectador para que cada uno tome sus decisiones. Es una película que no juzga. Habla sobre vínculos entre padres, madres e hijos y muestra ciertas situaciones polémicas. Creo que en la pantalla se desmagnetizan ciertas cosas, ciertas situaciones que tienen que ver con el imaginario social sobre las relaciones de familia. Creo que por eso el guión es tan importante en términos de instalar otras cosas que se esperan sobre la maternidad y las relaciones que surgen a partir de todo eso. Me pareció interesante por ese lado, porque las sociedades tienden a idealizar ciertos roles que no siempre se comportan de la misma manera”. «

Ese fin de semana

Una película de Mara Pescio. Protagonistas: Miss Bolivia, Irina Misisco y Laura Kramer. Estreno: 9 de diciembre en el Cine Gaumont. Av. Rivadavia 1635.