Una obra que narra la disfuncionalidad de los individuos, sus problemas emocionales y cómo estos factores complican la relación de ellos mismos con todo lo que los rodea. Esa es la trama central de Los gestos bárbaros, la propuesta teatral encarada bajo la dirección de Cristian Drut .

Protagonizada por Valentina Bassi en compañía de Laura Novoa, Silvina Sabater, Fracisco Bertin e Ignacio Rodriguez de Anca, la obra –que cuenta con música a cargo de Daniel Melero–, ya tiene su estreno pautado para el 8 de septiembre en el Teatro Picadero.

«Para mí este estreno representa algo muy movilizador. Será la primera vez que subiré a un escenario desde la pandemia, porque mi última vez fue en diciembre de 2019. Tengo una necesidad muy grande de volver a subir a un escenario más allá de las cosas que hice en el rubro audiovisual», confiesa Valentina Bassi.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Teníamos ganas de vernos, de actuar. Y de hecho, cuando lo hicimos por primera vez, no teníamos nada escrito. Después, gracias a la generosidad de Juan Ignacio Fernández, apareció un lugar para ensayar y luego él escribió algunas escenas. La premisa era juntarnos a actuar un rato, porque no había obra, no sabíamos si habría un estreno, nada. Digamos que para ese entonces lo único que había era una idea», acota la actriz.

Esa idea, que luego terminó dándole tiempo y espacio a la obra dirigida por Drut, podría decirse que tuvo a Valentina Bassi como una especie de mentora. Así lo siente ella: «En la prepandemia había visto un documental por YouTube que me había conmovido mucho. Se llamaba Más allá del espejo, del catalán Joaquím Jordá. Se lo pasé a Cristian y le pregunté si había una obra ahí. Enseguida, tanto él como Juan Ignacio se embalaron y todo comenzó a fluir. Sí, puede decirse que soy como una mentora, pero lo lindo de los trabajos creativos es que van tomando un rumbo cuando comienzan a interactuar con otras personas, todo se va nutriendo. El documental se trataba de personas que tenían alteraciones en el funcionamiento del cerebro y que padecían disfunciones que no les permitía tener una vida normal, aunque con mucho esfuerzo y tesón lo lograban. Lo que me conmovió era lo mucho que les costaba hacer lo que nosotros hacemos habitualmente, como levantarse, hacerse un desayuno, ir al trabajo, interactuar con los demás. Más allá de eso lo lograban, pero les costaba una montaña y siempre debían estar alertas, en tensión permanente».

Si bien lo que se verá en escena se inspiró en el documental, la obra representa algo muy libre que no toma elementos exactos de lo visto por Bassi originalmente: «Esta propuesta habla de nuestros desperfectos y dificultades. Interpreto en escena a Emilia, que a raíz de un accidente de auto vuelve a su casa familiar luego de muchos años sin estar ahí. Vuelve a todo eso porque quedó con una secuela por el accidente y ya no puede acordarse de ciertas cosas. Para poder recordar aspectos de su vida vuelve a esta casa familiar de la que había huido en el pasado porque no la pasaba nada bien, y fue por eso que de un día para el otro se fue y no dejó pista alguna de dónde podría estar. Lo que sucede, es que para ella no pasó el tiempo y por eso vuelve, para rearmar el rompecabezas de su vida inicial. Por otro lado,  para los miembros de su familia el tiempo transcurrido fue mucho, fue extenso. Ellos no están convencidos de acompañarla en el proceso de recuperación, así que ahí comienza el conflicto y todos los problemas que tiene la familia para con ella y los demás».

Bassi resalta la importancia de todos los que se fueron sumando en el proceso creativo de Los gestos bárbaros, ya que si bien ella acercó la idea, el trabajo del libro que se construyó a partir de su aporte inicial generó una obra más que intensa. «El rumbo y el azar que van tomando las cosas al encontrarse con otras personas que aportan su trabajo desde su propia historia va modificando todo. Para mí eso fue maravilloso, porque primero éramos el director, el que escribió el libro y yo. Después vino Laura Novoa y luego el resto del elenco, más tarde se sumó Daniel Melero con su música y diseño, entonces a medida que se incorporaban personas todo se fue enriqueciendo de muchas maneras. La obra transitó una metamorfosis que la enriqueció mucho». «


Los Gestos Bárbaros

Dirección: Cristian Drut. Libro: Juan Ignacio Fernández. Actúan: Valentina Bassi, Laura Novoa, Silvina Sabater, Fracisco Bertin e Ignacio Rodríguez de Anca. Estreno: 8 de septiembre. Jueves a las 20 en el Teatro Picadero, Pasaje Enrique Santos Discépolo 1857.