El mundo del humor en general y en particular el del stand up siempre tuvo mucho más en su interior que las risas y los chistes que brotan en la superficie. Para dar a conocer su trastienda, dos directores reunieron a los comediantes más significativos de la esfera del género para reflexionar y reír, claro. Puede ser gracioso, el film  dirigido por Juan Ignacio Gorelik y Florencia Román Facciano (disponible en la plataforma Cont.ar) utiliza como punto de partida al chiste y su nacimiento, para luego recorrer los factores que hacen a una puesta en escena y cómo llega ese trabajo al público.

Con esos vectores en mente, los directores entrevistaron a una veintena de comediantes (entre los que se encuentran Félix Buenaventura, Federico Simonetti, Noelia Custodio, Señorita Bimbo, Charo López, Brian Rullansky, Magalí Tajes, Juliá Lucero, Connie Ballarini, Vero Lorca, Flora Alkorta, Malena Pichot y un largo etcétera) y registraron docenas de shows durante varios años en los que la risa brotaba de la mejor forma.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Hoy, con la película ya disponible para el público, Gorelik se muestra muy satisfecho con los resultados: “Es movilizador haber llegado hasta acá. Esta es una propuesta que comenzó a principios de la década pasada con mucho pulmón a cuestas. De esa forma tuvimos muchos rodajes durante un montón de años. A nosotros nos encanta el stand up y creíamos que había algo en todo eso que merecía ser mostrado en una pantalla. La película está teniendo buena repercusión y eso nos pone muy contentos”.

Puede ser gracioso nació por la necesidad de dar a conocer ese Lado B del mundo del stand up, pero en ese trajinar de años que demandó la concreción de la propuesta de los directores, la ayuda de Félix Buenaventura se volvió un factor central. “Félix era un amigo en común que nos facilitó llegar a muchos de los que participaban de la escena que queríamos retratar. Él sabía de nuestro gusto por el género y nos acercó a varios de los protagonistas de la película, entonces con todo ese contexto y yendo a los shows a los que íbamos a filmar nos dimos cuenta de cómo estaba creciendo el stand up. Por suerte pudimos registrarlo”, explica Gorelik.

Haber estado en la previa de muchos shows le permitió a la pareja de directores conocer de primera mano la trastienda de un género que día a día sumaba más convocatoria. “Tener acceso al material que cada uno de ellos llevaría al escenario antes de estar ahí fue algo revelador, sobre todo porque la tarea que realizan es invisible. Ahí nos dimos cuenta que cuanto más laburan, más espontaneo es para el público. La habilidad de los comediantes pasa por presentarse en escena lo más natural posible, pero para que eso así sea hay mucho trabajo detrás. Es decir, son personas que investigan, ensayan y erran también. Digamos que siempre tienen una lupa sobre las reacciones de los demás para hacer lo suyo”, subraya el director.

Otro acierto que registra la película es el de contar con una veintena de comediantes que aportaron sus precisiones sobre el difícil arte de hacer reír. “La verdad es que a todos los que le propusimos estar nos dijeron que sí, que lo harían. Con algunos hubo que insistir porque por problemas de agenda no podían, mientras que a otros hubo que explicarles que lo nuestro pasaba por exhibir el amor que sentíamos por el stand up. En algunos casos sentíamos que era como un examen que estábamos dando, porque había que contarles que era algo que no queríamos retratar así nomás. Nosotros sabíamos lo que queríamos registrar y creo que lo conseguimos”, puntualiza.

El camino de la película comenzó en la primera parte de la década pasada. “Y terminamos recién en 2019. Al ver el material registrado después de un tiempo nos dimos cuenta que había mucho con lo que reírse también. Otro tema fue el seleccionar lo que quedaba o no para el corte final de la película. Con tanto filmado y tantos chistes, lo difícil de la tarea fue ponernos de acuerdo. Junto con el editor éramos una especie de trío, y cuando entre Florencia y yo no nos decidíamos o teníamos opiniones diferentes el que desempataba era el editor. En definitiva, se trató de un trabajo que nos divirtió mucho hacer. Espero que quienes vean la película disfruten tanto como lo hicimos nosotros”, concluye Gorelik. «


Puede ser gracioso

Una película de Juan Ignacio Gorelik y Florencia Román Facciano. Disponible en la plataforma Cont.ar.