Como sucede cada año, el Festival Vicente López en Escena celebra una nueva edición. Se trata del séptimo encuentro que, hasta el 20 de marzo, reunirá a la comunidad de ese partido de la zona norte del Gran Buenos Aires alrededor de una de las propuestas culturales que más expectativa genera.
En 2022, el eje central del está puesto en las artes escénicas documentales. Bajo esa premisa, la Secretaría de Cultura convocó a Vivi Tellas como directora y curadora, y a partir de allí una de las iniciativas más importantes de este año se focalizó en desarrollar una creación conjunta con los vecinos.

En ese marco, la gente del barrio se animó a compartir historias comunes, relatos y testimonios que son el valioso material que le da forma y sustento al proyecto . “Haber podido encarar esta propuesta es algo muy atractivo y emocionante para mí. Se trata de realizar algo con la gente, en el marco biodramático del barrio. Mi primer encuentro con los participantes, al que vinieron más de treinta personas y que duró más de tres horas, fue hermoso y emocionante”, comparte Tellas.

Lo tengo todo – Ensayo para una obra comunitaria es el nombre del trabajo que encaró la directora junto a la comunidad de Vicente López, y que podrá verse el 18, 19 y 20 de marzo en el emblemático Cine York de esa localidad. Así, las huellas de la geografía común, sus secretos y las experiencias de los vecinos se articulan en una performance creada para el público en general.

Basándose en una de sus muchas creaciones, Tellas, una de las referentes más importantes del teatro argentino, pergeñó hace dos décadas el Proyecto Biodrama. Como su nombre indica, se trata de un ejercicio teatral que utiliza historias de vida, biografías, como material escénico. El hallazgo y su desarrollo le valieron un gran reconocimiento y se plasmaron en distintas puestas. “Vengo haciendo biodrama desde hace mucho. Me invitaron a esta nueva edición del festival para focalizar el evento en eso, y en las artes documentales. Así surgió la posibilidad de hacer esta obra. En ese contexto propuse a los vecinos de Vicente López hacer una especie de ensayo abierto, de encuentro en el que se puedan propiciar cruces entre la gente que se conoce y la que no tanto, además de la posibilidad de compartir todo lo que puedan, y traerlo a un escenario teatral. Con todo eso trabajé”, dice la directora.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

bnbnnb
“Toda la situación, el proyecto, genera un deseo de estar, de disfrutar del otro nuevamente después de la pandemia. Me refiero a la posibilidad de estar presentes en un mismo lugar físico. Básicamente, el ‘estar presente’ es aquello con lo que voy tejiendo las historias que llegan y todo lo que va apareciendo con el trabajo en escena. Eso depende mucho de lo que cuentan las personas, de saber qué hacen, a qué se dedican. Por ejemplo, en un primer ensayo vinieron vecinos con varios instrumentos, lo que devino en la aparición de una banda de música”.

Si bien Lo tengo todo – Ensayo para una obra comunitaria es el plato fuerte de esta edición, el festival también seleccionó otras cuatro obras documentales, las cuales serán presentadas en distintos espacios del municipio. Se trata de Hoy bailamos para siempre, de Federico Fontán y Candelaria Frías; Carne de consumo personal, de Jorge Thefs; Les Nietes de Carlos Marx, de Ximena Pereyra y Tania Scaglione; y La casa oscura, un show documental sobre la salud mental, de Maruja Bustamante y Mariela Asensio. También habrá un Seminario de Danza Documental a cargo de Fabiana Capriotti, para el que se requiere inscripción y selección previa.

En su trabajo con personas que no son actores ni actrices, Tellas observa cuán dispuestos estuvieron todos a participar de esta experiencia: “A mí no me gusta dejar gente afuera cuando quiere expresarse. A ese primer encuentro vinieron muchos, se creó un contacto súper fluido e inspirado, sobre todo porque la gente estaba entusiasmada y agradecida de estar ahí, en un cine precioso como el York. Hay muchas ganas de estar arriba de un escenario y eso nunca ofrece dificultades, al contrario”.

Más allá de exponer determinadas cuestiones vinculadas a la vida social del lugar donde habitan, la idea que subyace al evento es la de poder recrear un registro sobre aquellas situaciones o momentos compartidos y significativos. “Hay cosas que la gente quiere contar. Me refiero a cosas que les pasaron en el barrio. La idea es trabajar con eso en el ámbito de lo dramático, pero esencialmente en referencia a la acción que traen esos hechos. Por ejemplo, una de las personas nos contó que sufrió la caída de un rayo, entonces todos juntos tuvimos la oportunidad de reconstruir ese momento tan traumático. Es por eso que ese relato se convierte en una escena teatral. Esas son las cosas que siempre generan sorpresas cuando una dirige una obra. La sorpresa pura es terrible para mí, y también para todos los que participan. Es algo siempre inesperado, al mismo tiempo que construye un factor atrayente”, describe Tellas.

Con respecto a la realización de las tres funciones programadas, la directora sostiene que básicamente son los vecinos y su entusiasmo los que construyen algo especial. “Lo que se ve en escena es un encuentro, un espacio que, debido a la pandemia, hasta hace poco era imposible tener. Se dispone una pantalla, para poder trabajar con varias fotos de las familias y sus historias, pero lo más importante de todo es que todo, justamente, se va armando con la participación de las personas mismas, siendo ellos el principal material de esta construcción. Las situaciones que van llegando son las que finalmente se transforman en un verdadero y genuino hecho teatral.” «


Séptima edición del Festival Vicente López En Escena
Del 12 al 20 de marzo. Viernes 18, sábado 19 y domingo 20: Lo tengo todo, ensayo para una obra comunitaria, biodrama de Vivi Tellas y vecinos. A las 20, en Cine York, J.B Alberdi 895, Olivos. Para más información sobre el encuentro, ingresar a vicentelopez.gov.ar