Este año se cumple el séptimo aniversario de una movilización que marcó la lucha feminista en la argentina. Para conmemorar la fecha, organizaciones feministas, partidos políticos y familiares de víctimas de femicidios vuelven a marchar en todo el país con la consigna Ni Una Menos, en reclamo de justicia por los crímenes que siguen impunes y medidas para erradicar las violencias de género.

Ni Una Menos surgió de un grupo de intelectuales y periodistas que veían cómo día a día se mataban a mujeres de una manera cada vez más cruenta. En mayo de 2015, Chiara Páez, una chica de 14 años de Santa Fe estaba desaparecida. Después de unas horas de búsqueda, dieron con su cuerpo enterrado en el fondo de la casa del abuelo de su novio, el victimario. Fue ese crimen en que provocó el grito masivo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El movimiento Ni Una Menos que se expandió por el mundo también fue parte de grandes conquistas a lo largo de estos siete años. También fueron las impulsoras del primer paro de mujeres, en octubre de 2016, un paro que luego se sucedió en diferentes países del mundo.

Ampliación de políticas

La ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, realizó una evaluación de los dos primeros años del Plan Nacional contra las Violencias ante la Cámara de Diputados. Allí aseguró que se necesita “ampliar el alcance de las políticas contra las violencias de género en el país” y “promover que haya ministerios en las provincias con más presupuesto” con compromiso de los gobiernos locales y los poderes del Estado “para avanzar en lo que nos falta”.

“Este plan fue más que un plan: fue un cambio de paradigma porque sabíamos que necesitábamos, además de trabajar en el caso concreto y en la emergencia, atacar la matriz cultural que legitima las violencias, ir por las condiciones estructurales que posibilitan su reproducción”, aseveró la ministra.

El registro de la Justicia

Uno de los reclamos en 2015 era la creación de un registro que permitiera conocer la cifra de femicidios. Ese registro se creó meses.

Este año, a nivel nacional, la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia reveló que durante 2021 hubo 251 femicidios, a un promedio de uno cada 35 horas. La cifra es un 13 % menos a los casos registrados en 2020.

La Oficina de Violencia Doméstica (OVD) reportó que en ese período atendió 8.741 denuncias por violencia doméstica, un 18% más que en 2020, y recibió 7.339 consultas, un 36% más que el año anterior.

Mayo, un mes con menos femicidios

Durante el mayo se cometieron 17 femicidios en todo el país, según dio a conocer el Observatorio de Femicidios en Argentina, “Adriana Marisel Zambrano” que coordina la Asociación Civil de la Casa del Encuentro.

La cifra representa el número más bajo de asesinatos motivados por cuestiones de género en todo el año. Según la organización, que realiza sus estadísticas propias al igual que otras entidades como Ahora que Así Nos Ven (AQSNV), MuMaLá y el Observatorio Lucía Pérez, la cantidad de femicidios en el último mayo se redujo respecto a meses anteriores, ya que en enero se habían contabilizado 31 asesinatos, en febrero 23, en marzo 30 y en abril 29.

De este modo, se registran 127 femicidios y 3 trans-travesticidios durante los primeros cinco meses del año. Esos femicidios provocaron que 147 hijos e hijas se quedaran sin sus madres.

Las víctimas tenían entre 19 y 50 años, que fueron asesinadas por sus parejas o exparejas y principalmente en sus propias casas. Del total, 36 mujeres fueron asesinadas producto de un impacto de bala, 27 como consecuencia de una herida de arma blanca, mientras que 22 fueron golpeadas por su agresor.

Otro aspecto que destaca el relevamiento de La Casa del Encuentro es que en 30 oportunidades las víctimas habían realizado una denuncia contra su agresor, de los cuales 5 femicidas tenían dictada una medida cautelar de prevención.

Con respecto a los asesinos, 8 de ellos formaban parte de una fuerza de seguridad, mientras que 17 de los autores se suicidaron tras cometer el hecho.

Por otro lado, el observatorio contabilizó 8 femicidios vinculados de varones en los primeros cinco meses del año.

Las medidas en PBA

Alrededor de quince programas fueron destinados a eliminar la violencia de género, que abarca desde la contención de las mujeres y LGTBI+ en situación de violencia de género, al fortalecimiento de la línea telefónica de denuncias y el monitoreo de los agresores a través de dispositivos electrónicos, entre otros, le permitió a la provincia de Buenos Aires reducir el número de femicidios durante 2021, con respecto a 2020.

Mientras en 2020 hubo 94 víctimas directas de femicidio en la provincia de Buenos Aires, en 2021 esa cifra se redujo a 73. El informe oficial destaca que la caída del 8 por ciento observada en el número de femicidios directos “se debería en principio a la disminución de casos en la PBA”.

En el caso de la PBA, en el marco del Programa de Abordaje y Monitoreo Electrónico de Situaciones de Alto Riesgo de las Violencias por Razones de Género (VPRG), la cantidad de dispositivos duales electrónicos (DDE) colocados se incrementan 10 veces desde diciembre del 2019 a la actualidad. A esa fecha, la suma de dispositivos duales era de 52, y actualmente es de 516, por citar un tipo de medidas implementadas, detalla el informe de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Uno de los programas es la Línea 144, que en 2021 atendió 16.416 llamadas por violencia de género; también el Registro Único de Casos (RUC); las Mesas Locales intersectoriales en más de 120 municipios y el Programa Mesas Intersectoriales de Pueblos (MiPueblo).

El MiPueblo busca fortalecer redes institucionales y con organizaciones para trabajar en la creación de dispositivos que acompañen a mujeres y LGTBI+ atravesadas por situaciones de violencias en el ámbito rural, isleño o lugares de menor densidad poblacional. Se trabaja para llegar a 2.200 pueblos.

También está el Programa de Abordaje Integral ante Femicidios, Travesticidios y Transfemicidios (PAIF) y el Programa de Abordaje y Monitoreo Electrónico de Situaciones de Alto Riesgo de las violencias por Razones de Género, que pasó de entregar 52 tobilleras a un total de 561.

Además, están el Programa Mariposas, que propone la construcción de una memoria colectiva contra las violencias por razones de género; la existencia de un Fondo de Emergencia; el programa Yendo, destinado a jóvenes, y el Programa Comunidades Sin Violencias, que busca fortalecer los equipos locales de políticas de género.

Comunidades Sin Violencias se encarga de construir o remodelar hogares para la protección de mujeres y familias en situación de violencia y desarrollar vías de acceso al trabajo para mujeres y LGTBI+.

También se logró armar una red de Hogares de Protección Integral (HPI) y Casa Abiertas, integrado por 75 hogares en toda la provincia; y el Programa Mar para Todas, que promueve el derecho de las mujeres y diversidades sexuales en situaciones de violencia de género al tiempo libre, al esparcimiento y la recreación, mediante viajes de turismo social e igualitario en complejos vacacionales estatales, que este verano alcanzó a 573 personas.

Otro programa es Acompañantes en Red, que se trata de una persona física y/o jurídica que asume el acompañamiento solidario de quien se encuentra en situación de violencia y que lo hace en el marco de redes; el programa Masculinidades, que incluye la Línea Hablemos, de escucha y derivación para varones que ejercen violencia; y el trabajo en Espacios de Atención para varones que ejercieron violencia de género y la Mesa Intersectorial Provincial.

El pedido por declarar la emergencia de género

Más de 140 mil personas acompañaron el petitorio lanzado por la organización MuMaLá-Mujeres de la Matria Latinoamericana para que se declare la emergencia nacional en violencia de género.

Desde el primer Ni Una Menos hasta ahora se cometieron aproximadamente 2000 femicidios. La iniciativa fue lanzada hace 3 años en la plataforma Change.org (http://change.org/emergencianiunamenos), y hasta el jueves por la tarde 141000 personas habían firmado su adhesión para que se reasigne “un presupuesto acorde a la urgencia” y que se focalicen “los esfuerzos para combatir las violencias”. “¿Sabías que en Argentina matan a una persona cada 29 horas a causa de la violencia machista? ¿Y que a raíz de esta situación un alto porcentaje de niñes quedan huérfanxs, en total estado de vulnerabilidad?”, dice la petición.