El martes 1 de marzo, durante la sesión de la Asamblea Legislativa en el Congreso de la Nación, el presidente Alberto Fernández realizó una serie de anuncios que forman parte de los reclamos del movimiento de mujeres desde hace años. Uno de ellos es la creación de un Sistema Integral de Cuidados y otro tiene que ver con las licencias parentales. Las medidas, según dijo el mandatario apuntan a alcanzar la igualdad.

“Desde 2020 venimos conversando con el presidente para la elaboración de un anteproyecto de ley. Tuvimos muchas instancias participativas de consultas a organizaciones vinculadas a la discapacidad, a las infancias, también estuvimos con sindicatos, cámaras empresariales y organizaciones de la economía social”, cuenta a Tiempo Argentino, la ministra de las Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El ministerio que encabeza tuvo en los dos años de trabajo, además del eje puesto en las violencias, una elaboración de estrategias para atender las demandas sobre las tareas de cuidado. “Pensar cómo organizamos la sostenibilidad de la vida día a día. Quién hace las compras, quién plancha, quien cuida a los niños y a las niñas, quien se ocupa de cuidar a quien está enfermo. Todo esto siempre recae en las mujeres y es parte de lo que estamos tratando de modificar”, agrega.

Otro de los anuncios fue la construcción de la Red de 30 Centros Territoriales de Políticas de Género y Diversidad, de los cuales 21 ya están encaminados. “Queremos terminar la gestión con esos espacios funcionando porque necesitamos que las políticas de género estén más cerca”, afirma la ministra. A días de comenzar la mega exposición «Nosotras movemos el mundo hacia la igualdad», la ministra dialogó con Tiempo. “Así como enfatizamos y llevamos un principal eje de políticas de violencias, el eje para lo que queda de esta gestión de gobierno es la igualdad”

-¿En qué consiste la ley del Sistema Integral de Cuidado que anunció el Presidente?

-A partir del anteproyecto que fue presentado el año pasado, comenzamos a trabajar -y estamos en ese momento del proceso- con cada uno de los ministerios que tiene vinculación con el tema cuidado y que son muchísimos: Educación, Salud, Desarrollo Social, PAMI, AFIP, Trabajo, Economía. Es clave pensar la presentación de este proyecto de la mano del proyecto de licencias parentales igualitarias, porque los dos están vinculados en los modos en que socialmente pensamos cómo nos organizamos. El Estado tiene que estar involucrado, al igual que la comunidad, al igual que el sector privado porque el cuidado es una necesidad.

-¿Cómo se pensó la modificación de las licencias parentales?

-Es un trabajo que se hizo durante todo el año pasado junto con el Ministerio de Trabajo. Primero vimos las experiencias del mundo para comparar las normas que tenemos en la Argentina y que lejos de ser buena es una normativa que atrasa. La idea es partir en un aumento paulatino hasta alcanzar una licencia igualitaria para las madres o personas gestantes y padres o personas no gestantes. Otro punto es que incluimos las licencias por adopción, que no existía en nuestra normativa. Tampoco se les reconoce licencias a quienes están en régimen monotributo o autónomo. Esta norma viene a ampliar derechos para sectores que no tenían ningún tipo de licencia y también para quienes sí lo tenían. Lo que sucede hoy es que a las 48 horas el hombre se tiene que ir a trabajar porque es el proveedor, no tiene nada que hacer según la ley en esa casa con esa familia y con ese niño.

-Hubo programas que se llevaron adelante, vinculados a la violencia de género, ¿cómo funcionaron?

-Terminamos el primer año del programa Acompañar habiendo asistido a 128 mil mujeres. Estamos hablando de 128 mil vidas que estando en riesgo el Estado las acompañó para que salgan de esta situación. La mitad de nuestras políticas son de violencias. El Sistema Integral de casos de violencia por motivo de género, por ejemplo, implica una ingeniería institucional muy grande que permitirá tener en un mismo sistema toda la información vinculada a cada caso (no a cada causa) y a cada intervención del Estado respecto a esa mujer que está en situación de violencia. Son herramientas políticas que en el mediano plazo van a permitir dar respuestas más eficaces de las que venimos dando.

-¿Cómo se plantea el gobierno la inclusión de una agenda de desigualdad de género?

-En este gobierno uno de los de ejes prioritarios es la agenda de género y diversidad. Cuando digo esto no hablo solamente de lo vinculado a la violencia, sino sobre todo a la igualdad. Por ejemplo, el 96% de los ministerios y de los principales organismos como INDEC, PAMI, AFIP, ANSES tiene al menos una unidad especializada en género y diversidad. El 83% de esas nuevas unidades se crearon en este gobierno y eso quiere decir que hay una clara decisión política, de que esa agenda se mueva dentro de cada organismo. No alcanza con crear un ministerio porque no va a poder el ministerio motorizar todas las políticas de perspectiva de género. Esos espacios para nosotras son una cabal demostración de que para mover la agenda se requiere la transformación del Estado.

Sobre el caso de violación grupal en Palermo

“El caso de la violación grupal en Palermo abrió un gran debate sobre las violencias que sufrimos las mujeres.

Al respecto, la ministra afirmó. “Creo que hay que hacerse cargo en forma responsable y actuar en consecuencia. Porque nuestra sociedad enseña que las masculinidades tienen que ser de determinada forma. Es más macho el que está con más mujeres, es más macho el que se muestra más potente, el que actúa por la fuerza, el que asume más riesgos. El aprendizaje para las mujeres de que nuestros cuerpos y nuestras vidas están al servicio de los varones es un aprendizaje que lleva siglos. El poder judicial tiene que demostrar que está a la altura de las circunstancias, pero nosotras tenemos que trabajar mucho para transformar esto. Así como transformamos nosotras nuestras feminidades para saber que podemos hacer cosas que toda la vida nos dijeron que no podíamos, también trabajar con esas masculinidades para mostrar que hay muchas formas de ser varón no solamente esa que en muchos casos generan tanto daño”.