El comienzo del juicio por el femicidio de Cecilia Basaldúa tiene un componente distinto a la mayoría de estos casos. La querella, en representación de la familia de la víctima, no acusa al único imputado en el proceso que comienza este lunes a las 14. En el entorno de la joven mochilera asesinada hace dos años en Capilla del Monte, Córdoba, sostienen que el acusado es un “perejil” y esperan que sea absuelto para que pueda comenzar otra investigación que apunte a los verdaderos responsables.

El juicio empieza a las 14 en la localidad de Cruz del Eje, en el noroeste de la provincia de Córdoba. Se llevará a cabo con un jurado popular en el tribunal de la Cámara del Crimen de la ciudad de Villa Dolores, integrado por los jueces Carlos Escudero (presidente), Santiago Camogli Roque y Raúl Alejandro Castro (vocales). La acusación estará a cargo del fiscal Sergio Cuello. Durante el período de instrucción, quien encabezó la investigación y pidió la elevación de la causa a juicio (cuando aún había muchas pruebas pendientes, según la familia), fue la fiscal Paula Kelm.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Quien estará en el banquillo es Lucas Bustos, un joven peón de bajos recursos, cuya vinculación con Cecilia sólo surge de la versión policial de los hechos y de una supuesta declaración en la comisaría local, que no puede tomarse como confesión. “No vamos a acusar. No acusamos a ese flaco porque en la misma causa está claro que no hay nada, solo lo que dijo supuestamente en la comisaría. De pruebas genéticas no hay nada. ¿Cómo hizo? Si Cecilia fue violada, asfixiada, tiene que haber rastros. Pero no hay del que está detenido”, advirtió Daniel Basaldúa, papá de la víctima, cuando se cumplían dos años del femicidio, la semana pasada. “Todo lo que dicen de la justicia patriarcal es verdad y este es un caso testigo, con la policía involucrada”, denunció el hombre, en diálogo con Tiempo.

“El principal sospechoso para la familia –porque acá hay culpables en plural- está citado como testigo. La absolución de Lucas permitiría volver a investigar, con otra fiscalía que lleve la investigación de cero. La condena podría significar la impunidad”, advirtió la abogada Giselle Videla, asistente de la querella y parte del Equipo de trabajo de Justicia por Cecilia.

La querella y la familia vienen reclamando que se profundice la investigación sobre Viviana ‘La Rasta’ Juárez, quien conectó a Cecilia con el rosarino Mario Gabriel Mainardi, el hombre que la alojó y uno de los últimos que la vio con vida hasta que la mochilera desapareció el 5 de abril del 2020. Mainardi reportó la desaparición tres días después y aseguró que ella se marchó en medio de un brote psicótico.

Cecilia permaneció 20 días desaparecida, hasta que un lugareño la encontró en la montaña, con signos de haber sido abusada y violentada. Para la fiscal, el lugar del hallazgo fue el lugar del crimen. Pero las dudas recaen también sobre ese punto, ya que quien la halló dijo que había pasado días antes por el sitio y el cuerpo no estaba.

Las audiencias se extenderán durante toda esta semana y luego el 12 y 13 de mayo, aunque por la cantidad de prueba podría prolongarse. Desde el colectivo Justicia Por Cecilia, que la semana pasada impulsó movilizaciones en Córdoba y Buenos Aires, convocan a concentrarse ante los Tribunales de Cruz del Eje y seguir la cobertura por redes. Se reúnen a partir de las 12.30 en V. Olmos 652 para armar un altar. Piden llevar “flores, velas, semillas y amor”. “Lo que queremos es que vayan presos los que realmente fueron. Estamos fuertes para afrontar esto. Mientras viva, voy a luchar para que se sepa quién fue. No me van a meter un perejil que largan a los dos meses y quedan todos libres, es eso lo que quieren hacer”, exclamó el papá de Cecilia.