Arcoiris tiene seis años, pero desde que tiene dos sufre abusos por parte de su abuelo paterno quien hoy tiene una restricción para acercarse a la niña.

Cuando tenía dos años, Arcoiris manifestó a su mamá lo que sufría. Su mamá denunció y hoy hay dos expedientes (ambos penales que están apelados) donde se dictó un sobreseimiento a su abusador (que no está firma porque fueron apelados) y esperan resolución en el tribunal penal de Justicia.

En las últimas semanas y a pesar de que el hombre no puede acercarse a la nena, Arcoiris contó que volvió a ser abusada.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hay tres denuncias nuevas por nuevos hechos de abuso. Cada vez que la niña volvía con su progenitor, el abuelo tenía acceso y en esas oportunidades, la abusaba”, explica a Tiempo Argentino, la abogada de la causa, Élida Barrera. “El abuelo tenía una medida cautelar en protección de la niña y las viola a las medidas, con consentimiento del progenitor, porque si él no habilita, no pasaría ya que la nena está en su casa”.

En la causa donde se denuncia al abusador de Arcoiris se presentaron diversas pruebas que comprobaban el abuso, pero también hubo una serie de hechos para que la justicia falle a favor del abusador. “Hay pruebas del abogado anterior que no fue presentada y hubo violencia con algunos de los testigos que se los desacreditó, se los denunció y se los amenazó antes de que fueran a testificar”, cuenta a Tiempo, Barrera.

“Las pruebas están en el expediente. No sé cómo la Justicia llega a esa resolución. A veces en casos de abusos, no hay pruebas contundentes, pero hay indicios que sirven de pruebas y te hacen llegar a la conclusión de cuál es el abusador. La niña tenía pruebas de abuso según el protocolo clase 2”.

Foto: Campaña justicia por Arcoiris

Cuatro años de angustia

La niña viene padeciendo estos abusos desde los dos años. Las nuevas denuncias tienen que ver con que cada vez que se encuentra con su abuelo, la niña es abusada. “Más de la mitad de su vida esta niña fue abusada”, relata la abogada Barrera.

“La Argentina está adherida a los tratados de derecho internacional y todos los funcionarios tienen obligación de cumplir con esos tratados, y uno de los derechos que tienen los niños es el derecho a ser oído. Si un niño dice ‘quiero ir con mi papá’ o ‘quiero ir con mi mamá’ explique o no las razones, tiene que ser escuchado. Acá en La Rioja, no existe la figura del abogado del niño, entonces como no existe esa figura hay un defensor oficial que hace lo que es según el criterio de ese momento, pero tiene una obligación real, de cumplir con la normativa internacional que forma parte de nuestra Constitución” analiza la abogada.

Ni el derecho a ser oído ni el derecho a llevar una vida sin violencia se cumplen para Arcoiris. “La niña además de ser abusada, es amenazada porque le dicen que van a matar a su mamá y es maltratada psicológica o físicamente porque cada vez que ella habla de su mamá en su familia paterna, es golpeada por su papá o por su abuela”, detalla Barrera.

En peligro permanente

Desde la Campaña Justicia por Arcoiris emitieron un comunicado donde relatan la situación que atraviesa la nena.

“Arcoiris sigue en peligro”, enfatiza Giselle Videla, integrante de la campaña. Y señala que “el peligro crece al correr las horas, ya que el progenitor tiene un antecedente gravísimo de agresión física a la abuela de la niña, cuya causa debería estar caratulada como tentativa de femicidio”. En aquel episodio, que ocurrió en 2020, golpeó a la abuela en la boca y la arrastró con el auto luego de arrancarle la niña de la mano. A esto se suma, según señalan, que, en los últimos tres días, luego de la carta con más de quinientas firmas, algunas de las personalidades públicas de La Rioja que brindaron su apoyo, recibieron intimidaciones. La abogada Élida Barrera concluye: “Para proteger a Arcoiris y su madre se necesitan medidas cautelares en forma urgente”.

En el comunicado, el abogado Gustavo Gallo, integrante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y de la Campaña contra el encubrimiento Judicial del abuso sexual a las infancias Argentina, advierte sobre la situación de Arcoiris: “Este es uno de los casos urgentes en términos de riesgo de vida e integridad de la niña y grave por las irregularidades institucionales que se están observando”.

El abordaje institucional de los abusos sexuales se está cuestionando en todo el país. A fines de febrero se puso en funcionamiento en el Congreso de la Nación una Mesa Nacional Contra el Abuso Sexual a las Infancias: “La desprotección a Arcoiris tiene un patrón común con los casos de Gilda Morales, Flavia Saganías, la niña Sol y la niña Alicia. En ellos se repiten, entre otros elementos, la desprotección a las infancias y las contradenuncias penales a las madres protectoras” afirma María Beatriz Müller, integrante de la Mesa y de Salud Activa, organización especializada en la temática.

Una supervisión

La Defensora de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación María Graham envió una delegación a reunirse con Pablo Cubillo, Asesor Oficial de Niños, Niñas y Adolescentes del Ministerio Público Pupilar de La Rioja, y a tomar contacto de primera mano con los expedientes judiciales.

“El delegado de la Defensora pudo constatar que el pedido de medida cautelar es por nuevos hechos de abuso sexual. Y ahora estamos expectantes de su intervención y de la de Gabriel Lerner, titular de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) para lograr la protección efectiva de Arcoiris”, indicó la abogada Élida Barrera.