La madre y una hermana de Karen Bustamante, la joven asesinada a golpes y por estrangulamiento en la localidad bonaerense de Moreno, aseguraron que el único sospechoso “tenía todo planeado” para matarla y pidieron Justicia.

En tanto, fuentes policiales confirmaron a Télam que continúa la búsqueda del acusado, identificado como Rodrigo Rivero (21), quien tras el hecho pasó por su cada de Moreno y luego se fue.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Quiero justicia, que agarren a ese sinvergüenza porque no era amigo de mi hija, lo conoció en el pool”, aseguró esta mañana a la prensa Liliana González, madre de Bustamante (18).

Acompañada por Florencia, otra de sus hijas, la mujer descartó que el joven buscado fuera conocido de Karen: “Vimos en Facebook que se dedica a vender pastillas y cosas. Mi hija estaba medicada con psicólogos y psiquiatras y tomaba pastillas”, expresó.

En tanto, Florencia señaló que Rivero “tenía todo planeado porque la llevó a ese lugar” -un predio abandonado- y en las filmaciones quedó registrado como “agarró una piedra -con la que luego golpeó a la víctima- y se la guardó”.

“La madre nos dijo que no es la primera chica a la que le pega, que siempre fue violento, que tiene varias denuncias y que estuvo detenido”, agregó la hermana de la víctima.

Al respecto, fuentes policiales confirmaron a Télam que Rivero estuvo detenido en el marco de una causa por robo.

Finalmente, la mamá de Karen expresó entre lágrimas: “Mi hija me acompañaba a la feria los fines de semana, estudiaba Derecho, era mi mano derecha, mi todo”.

El femicidio de Bustamente ocurrió el pasado lunes cerca de las 5.30 frente a un salón de fiestas deshabitado, situado en calle Rivadavia, entre Concejal Rosset y Tucumán, en pleno centro del partido de Moreno.

La clave de la investigación para determinar lo sucedido está en una serie de videos recopilados por los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Moreno-General Rodríguez y de la comisaría 1ra., a través de los cuales se descubrió que la víctima y el asesino se conocían, aunque no se sabe desde cuándo, y que habían pasado toda la noche juntos.

“Vinieron de la zona de Merlo, donde estuvieron en un pool del que los echaron por algún incidente. De ahí se tomaron un colectivo y llegaron al centro de Moreno, donde durante varias horas recorrieron distintos bares y pooles”, dijo a Télam un investigador judicial.

Según la investigación, cerca de las 5 de la madrugada una cámara de seguridad captó una secuencia que dejó claro a los investigadores que entre ellos hubo algún problema.

En las imágenes se ve cómo el hombre se aleja a paso apurado y recoge de la calle una piedra o trozo de baldosa desprendido de una vereda que guarda en uno de sus bolsillos, mientras que la mujer lo sigue de atrás a cierta distancia.

Luego, toma una botella de vidrio, que luego apareció destrozada en la escena del crimen y con la que se cree que mató a la joven.

Finalmente, se observa que el hombre descartó en un cesto de basura un trozo de baldosa ensangrentado envuelto en una bolsa de arpillera, que fue secuestrado por los peritos y se cree fue el objeto contundente con el que golpeó a la víctima en la cara y la cabeza.

“Tenemos una última secuencia de videos donde vemos que al asesino subir a un colectivo para el lado de Luján, pero del que se bajó a las ocho cuadras, y comenzó a caminar con rumbo errático hasta que lo perdemos de vista”, dijo a Télam otro de los investigadores.

El caso se descubrió pasadas las 7 de la mañana, cuando una mujer trans se acercó a la entrada del salón de fiestas abandonado y encontró el cadáver de la víctima.

Si sufrís violencia de género o conocés a alguien que viva situaciones de violencia, comunicate con la Línea 144 de atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género. Por WhatsApp +5491127716463.