A un año de la desaparición de Tehuel de la Torre, la justicia resolvió elevar la causa a juicio oral tal como había solicitado la fiscalía, imputando a los sospechosos de “homicidio agravado por odio a la orientación sexual”. La familia había rechazado este planteo por considerar que se estaba dando por muerto al joven trans de 22 años, visto por última vez el 11 de marzo de 2021 cuando salió de su casa de Vicente López a trabajar.

Tiempo Argentino accedió al fallo en el que el juez de Garantías de Cañuelas, Martín Rizzo resolvió elevar la causa a juicio oral, tal como solicitó la fiscalía. Allí consta que “el agresor (Luis Alberto Ramos) con una impronta fuertemente orientada por un supuesto orden moralizador y corrector, parece justificar su agresión”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En otro de los tramos, el magistrado subraya que “concebir de esta forma al asesinato aquí investigado, permite una comprensión más profunda de sus causas y alcances, entre ellas el componente sociocultural que acentúa la idea de que las manifestaciones de violencia hacia la población que la víctima integraba están entrelazadas en relaciones de asimetría de poder y en discursos de odio, en un discurso machista y de dominación”.

“No descarto que esté muerto, pero no lo puedo aceptar. Lo que planteo es que todo el tiempo se lo buscó como si lo hubiesen asesinado, pero hay más pruebas de que se haya llevado una red de trata”, explicó Andrés, el padre de Tehuel, que advirtió que desde “hace tres meses directamente no se lo busca más”.

Por el caso están presos Oscar Alfredo Montes, de 47, y Ramos, de 38. “La fiscal (Karina Guyot) no tiene pruebas concretas de que le hayan quitado la vida, porque la gotita de sangre que se encontró en la casa de Ramos, que de hecho la derrumbaron y no la cuidaron, no es un charco. Eso no quiere decir nada. Ni que esté viva ni muerta”, insistió Andrés.

Entre otros indicios, el hallazgo de manchas hemáticas de Tehuel en una de las paredes de la vivienda de Alejandro Korn, donde se presume que estuvo con los dos imputados antes de desaparecer, terminó por convencer a la titular de la fiscalía descentralizada de San Vicente que se trataba de un crimen y pidió recaratular el expediente como homicidio. Antes, la acusación sobre ellos era por “encubrimiento en concurso real con falso testimonio”, tras incurrir en varias contradicciones en sus declaraciones.

La familia entiende que a partir de ese momento el expediente dejó de moverse. “No hubo más rastrillajes, nada. No me importa que haya habido casos en los que se condenó a perpetua sin haber encontrado el cuerpo. A Tehuel la tienen que encontrar. Estoy muy enojado con los políticos, los ministerios, la justicia, la policía, con todos”, resumió Andrés.

Una calificada fuente del Ministerio Público adelantó que la fiscal recibiría al padre de Tehuel en los próximos días. “La familia cree que porque se elevó la causa a juicio oral no se va a seguir buscando, pero eso no es así. En cuanto haya nuevas pruebas o pistas, se van a investigar”, señaló, y detalló que el diálogo entre la fiscalía y Andrés está interrumpido desde las ferias. Según indicaron a este medio, el hombre tiene las puertas abiertas del despacho de Guyot.

De hecho, en la resolución de Rizzo se establece que la fiscalía desdobló la causa y formó una nueva IPP (Investigación Penal Probatoria) para continuar con la búsqueda. Este movimiento dio respuesta a distintas presentaciones que hicieron el CELS y el Ministerio Nacional de las Mujeres, con la intención de que seguir con la investigación.

De todas maneras, el padre de Tehuel aspira a que la causa pase al fuero federal y que se investigue el caso como “trata de personas” o como “desaparición forzada”. “Habían pasado varios días que se lo buscaba y de repente aparece el teléfono hecho pelota y la campera rota en la puerta de la casa de uno de ellos. ¿Tan inteligentes fueron para hacer desaparecer a una persona de 50 kilos sin dejar rastros, pero tan estúpidos como para olvidarse de eso”, se preguntó el hombre, quien considera que “es un indicio de que quisieron desviar la investigación”.

Andrés está convencido de que Ramos y Montes “tuvieron algo que ver, pero no deben haber sido los únicos”. Sospecha que pudo haber hombres de las fuerzas de seguridad involucrados: “Había un policía que llevaba los escritos de la DDI a Fiscalía que tenía comunicación telefónica con el hijo de Ramos. Eso también tiene que investigarse porque estaríamos hablando de desaparición forzada”, continuó.

La fuente judicial consultada concluyó que al momento no hay elementos para considerar que la causa deba pasar al fuero federal y que el caso cerraría con los dos imputados: “El prontuario de Ramos es más que elocuente. Purgó una pena por homicidio, tenía antecedentes por abuso sexual, tráfico de drogas, además de las distintas pericias que constan en el expediente y su perfil psicológico, son suficientes para llevarlo a él y a su cómplice al banquillo de los acusados”.

¿Dónde está Tehuel?

Al cumplirse un año de la desaparición del joven, organismos de Derechos Humanos y el colectivo LGBTI y diversidades se manifestaron el viernes en diferentes puntos del país para pedir la “aparición con vida” de Tehuel y el reclamo de justicia. Las movilizaciones más importantes fueron en la Casa de la Provincia de Buenos Aires y frente a la Gobernación en La Plata.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación reclamó en sus redes sociales. “Al cumplirse un año de la desaparición de Tehuel De la Torre, desde la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación nos sumamos al pedido de su familia y de toda una sociedad que exige justicia y aparición con vida”, sostuvieron.

Mientras que la organización Amnistía Internacional Argentina expresó, “Queremos saber la verdad. Queremos saber qué pasó”.

El Ministerio de Seguridad aumentó a 5 millones de pesos la recompensa para las personas que aporten datos que ayuden a dar con su paradero, a través de la resolución 137/2022 publicada el viernes en el Boletín Oficial.