Una chica de 21 años fue abusada grupalmente y abandonada luego en la puerta de su casa. Sucedió en Guaraní, un pueblo que está a ocho kilómetros de Oberá, Misiones.

El sábado por la noche su primo junto a algunos amigos la invitó hasta la plaza San Martín a tomar algo. Allí, según sospechan, los jóvenes pusieron algún tipo de droga en la bebida y ella perdió la conciencia. Horas después, alrededor de las 6 de la mañana, su papá la encontró envuelta en una manta, en estado de completo shock y con su cuerpo embarrado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los padres de la joven fueron quienes la asistieron en primera instancia. “Tocaron la puerta de casa y la dejaron en la puerta. Estaba cubierta con un cubrecama y semidesnuda, en ropa interior. Su jean y zapatillas le habían tirado su lado. Tenía barro de pies a cabeza y estaba muy golpeada. Inmediatamente llamamos a la policía y la trasladaron al hospital”, cuenta el hombre a Tiempo Argentino. “Mi hija estaba drogada, lo único que nombraba era al primo y a otro chico que había estado esa noche”, dijo.

Por el estado en el que se encontraba la joven, fue trasladada al hospital Samic de Oberá donde estuvo en observación porque además de los golpes, la chica convulsionaba, debido a la conmoción que había sufrido.

Una vez que le dieron el alta, volvieron a su casa. Hasta entonces, la policía no le había tomado la denuncia. Alrededor de las 18 ya en su casa, recibieron la llamada de uno de los jóvenes que había estado con ella el sábado. “Pusimos el teléfono en altavoz y él dijo que sí que habían estado con mi hija el sábado pero que ella ‘quiso’. Mi mujer le dijo ‘¿viste lo que le hiciste? La lastimaste, la golpeaste”, y el joven cortó el llamado, detalló el padre.

“Ella no tiene muchos amigos y tampoco sale mucho. Salió porque fue su primo quien la fue a buscar y los jóvenes eran amigos de él no de ella. Los fines de semana yo trabajo por las noches y por eso volví después de las 4 de la mañana esa madrugada. Y al poco de regresar fue que la encontré”, relató el hombre.

Recién el lunes y luego de haber denunciado en la comisaría, la chica fue atendida por el Gabinete de Asistencia Forense. Después de la primera denuncia, la joven fue convocada para ampliar sus declaraciones y aportó los nombres y apellido de sus agresores y nuevos datos al respecto.

A pesar de eso, los jóvenes (había dos de 16 años, uno de 17, uno de 19 y su primo de 20) fueron citados para declarar recién el 21 de junio. De acuerdo a los datos aportados, el primo de la chica no dio explicaciones de lo sucedido, pero según pudo recordar la joven fue él junto a otro de 19 años quienes la dejaron en su domicilio.

“Mi hija está en la cama. Casi no habla y llora todo el tiempo. No quiere comer, está tirada”, contó su padre y aclaró que a tres días del hecho todavía no había recibido asistencia psicológica.

En las primeras horas del viernes, según se supo, fueron detenidos dos de los agresores. Se trata de Leonardo Fuglistaler (19) y Damián Valerio (20), este último, primo de la víctima. La causa está en manos del juzgado 2 de Oberá.

Un acompañamiento ausente

A pesar de lo que afirmó el papá de la joven, la Línea 137 que atiende a víctimas de violencia sexual, aclaró que ellos se comunicaron con la familia y tuvieron espacios de encuentro y contención para ella y para su familia.

Tal como sucede en muchas localidades del NOA y el NEA, en Oberá no hay nada relacionado a salud sexual reproductiva. No existen equipos de salud sexual ni servicios de interrupción voluntaria del embarazo.

Además de la vulneración a los derechos de las mujeres, que no exista nada vinculado a la salud sexual genera que las víctimas de abusos no tengan a quién recurrir ni tengan información respecto a qué hacer en esos casos.

Los ataques se multiplican

Según denuncia el periodista Daniel Villamea en una nota del diario El Territorio, una semana antes de esta agresión, otra joven de 15 años denunció haber sido abusada por dos jóvenes de esa misma localidad.

Este hecho fue durante la madrugada del domingo 5 de junio y el expediente por abuso sexual con acceso carnal se está tramitando en el Juzgado de Instrucción 2 de Oberá, que también atiende el caso de la joven de 21 años.

“Por el caso fue detenido un joven de 23 años que coincide con la descripción brindada por la menor. Como si esto fuera poco, en el lugar donde se produjo el abuso, la Policía encontró su billetera con su DNI, lo que terminó por implicarlo”, relata Villamea en su nota.

Esa madrugada, una persona comunicó a un efectivo policial que en las inmediaciones del polideportivo municipal había una chica semidesnuda y totalmente desorientada. Cuando el policía se acercó, la chica contó que había sido abusada y brindó detalles de los hechos y datos sobre el sospechoso.

También fueron encontrados después ropa y una billetera de la chica. Minutos después de que la encontraran, identificaron a un hombre que coincidía con las características aportados por la chica y con el DNI que se había hallado en el lugar.

El jueves los vecinos realizaron una manifestación frente a la comisaría y el Juzgado de Paz para, entre otros reclamos, pedir justicia por las dos jóvenes.