La ONU alerta por un “tsunami de desalojos” global

(Foto: Mariano Martino)
28 de agosto de 2020

La olla a presión que se vive en la Argentina con los desalojos tiene un contexto internacional directamente proporcional. Hace diez días, el relator especial de la ONU sobre el derecho a la vivienda, Balakrishnan Rajagopal, advirtió que "las prohibiciones temporales de desalojos en muchos países han terminado o están llegando a su fin, y esto genera serias preocupaciones de que pueda seguir un tsunami de desalojos". "Los gobiernos no deben permitir que las personas se queden sin hogar durante esta pandemia porque pierden su trabajo y no pueden pagar el alquiler o la hipoteca", sostuvo el experto indio e investigador del MIT. 

"Estoy alarmado por el aumento global de los desalojos forzosos", señaló a la prensa en Ginebra. "El derecho a la vivienda es fundamental para cualquier respuesta a la pandemia, pero ahora estamos viendo una aceleración en los desalojos y demoliciones de viviendas. Perder el hogar durante esta pandemia puede significar perder la vida. Los derechos a la vida y una vivienda adecuada están intrínsecamente vinculados".

En Tiempo Argentino hacemos periodismo sin fines de lucro. Y entendemos nuestro trabajo como una construcción. Construimos lazos cooperativos. Y construimos una agenda noticiosa que se guía por los temas socialmente relevantes, por eso abordamos problemáticas habitualmente marginadas de los otros medios de comunicación masivos.

La emergencia habitacional, visibilizada en toda su crudeza por la pandemia, es uno de esos temas, que otras empresas informativas suelen narrar jerarquizando la posición del lobby inmobiliario. Consideramos que explorar los conflictos alrededor del techo y la tierra, y dar voz a los protagonistas de estos debates por el derecho a la vivienda y a un hábitat digno, resulta imprescindible en el contexto de una crisis que obliga a reinterpretar los desafíos de la planificación urbana.

Habitat & Pandemia es una producción de Tiempo Argentino realizada gracias a la cooperación de la Fundación Rosa Luxemburgo