El Ministerio de Educación de la Ciudad, que dirige soledad Acuña, propuso un incremento de los salarios docentes del 23%, a abonarse en tres tramos durante todo 2019, pero los gremios rechazaron la oferta por considerarla “a la baja” e “insuficiente”, sobre todo por el la pérdida del salario real que sufrieron en 2018.

El gobierno porteño puso sobre la mesa una suba de un nueve por ciento en marzo, un siete en junio y otro siete en octubre, con la posibilidad de dejar abiertos futuros canales de diálogo para re discutir el acuerdo si la capacidad de los salarios de los docentes de la Ciudad se vea  superado por la inflación, que se estima rondará el 30%, después del la suba interanual que se registró en enero.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Con respecto a la caída de la capacidad de compra y del salario real en 2018, la cartera de educación ofreció a los docentes un 2% en modo de compensación. Los gremios consideraron el ofrecimiento como insuficiente teniendo en cuenta que la pérdida del poder de compra real del año anterior fue de al menos de un 15%.

“Nosotros vamos a pedir un 15 por ciento de aumento para recuperar el salario de 2018 y otro 30 por ciento para 2019 con el objetivo de hacer frente a la inflación que se especula para este año”, explicaron.

En los primeros días de la semana próxima habrá una nueva reunión en la que los gremios esperan que el gobierno lleve una mejor oferta. Las clases deberían arrancar el próximo 6 de marzo, por lo que  la semana que viene es clave para las negociaciones.