Entre el 12 y 13 de septiembre de 2015, la multinacional canadiense Barrick Gold protagonizó el mayor “accidente” minero de la historia en Argentina al contaminar millones de litros de agua de al menos cinco ríos en la provincia de San Juan. Este tipo de episodios en su Proyecto Veladero no fueron aislados, sin embargo la empresa alargó el período de sus actividades extractivas por una década más exponiendo a los habitantes de la región. 

A seis años de aquel desastre todavía nadie rindió cuentas. Por un lado, hay ocho empleados de la empresa que deberán someterse a la justicia local; mientras que un puñado de tres ex funcionarios nacionales harán lo propio ante el fuero penal federal. Mejor suerte tuvieron los funcionarios provinciales que ni pisarán los estrados judiciales.

“El derrame del año 2015 fue el peor desastre ambiental minero de la historia argentina. Fueron millones de litros de solución cianurada y mercurio que terminaron contaminando, según pericias oficiales de la Policía Federal Argentina, al menos a cinco ríos con afectación en sus cauces hasta la actualidad”, cuenta a Tiempo el abogado Enrique Viale, quien representa a la Asamblea Jáchal no se Toca, en referencia a la ciudad que está situada a 300 kilómetros río abajo de Veladero, en el Departamento de Iglesia.

De acuerdo al expediente judicial, que ya fue elevado a juicio oral, todo se originó por “la rotura de una de las válvulas de venteo en el circuito PLS (pila delixiviación) lo que ocasionó el derrame un millón setenta y dos millitros de solución cianurada hacia el río Potrerillos hasta llegar al río Jáchal”.

El abogado contó el derrotero de la investigación: “Después de un largo proceso judicial en la justicia federal en Comodoro Py, a través del juez Sebastián Casanello, se logró cerrar la instrucción y llevar a juicio oral a tres exsecretarios de Ambiente de la Nación y al exsecretario de Minería, algo inédito que nunca pasó por incumplir una norma ambiental como la Ley de Glaciares, porque si se hubiese cumplido, ese proyecto minero no hubiera generado ese tipo de contaminación”. 

Viale aclaró que el juicio oral debía haberse realizado en 2020, pero por la pandemia se suspendió. “Ahora estamos esperando que se nos dé una fecha. El juicio quedó a cargo de la jueza Servini de Cubría y los imputados están acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario público”, agregó. Se trata del ex secretario de Ambiente, Sergio Lorusso; el ex secretario de Ambiente de la Nación y actual intendente de Berazategui, Juan José Mussi; y el ex secretario de Minería, Jorge Mayoral.

Como se sabe, ningún funcionario de la provincia de San Juan está siendo investigado. Para el abogado, “esta impunidad fue garantizada por el gobierno provincial y la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación cuando dividió la competencia de la investigación judicial sacándole una parte a la justicia federal, que venía haciendo un buen trabajo, y mandándole el resto del expediente a la justicia de San Juan”.

“Eso garantizó la impunidad -insistió Viale-, porque terminaron procesados, ni siquiera condenados, ocho operarios de tercer nivel, ningún funcionario provincial ni CEO o gerente de la empresa Barrick”. Es que el entonces juez penal de Jáchal, Pablo Oritja, le imputó a los empleados de la empresa un delito culposo por negligencia o impericia, al haber contaminado el agua transgrediendo la Ley Nacional de Residuos Peligrosos.

Hace unos meses atrás, la empresa canadiense extendió por al menos 10 años más la vida de la mina de oro Veladero. Consultado si las garantías están dadas para que la empresa no vuelva a afectar los recursos naturales de la región, Viale puntualizó que “la operación en sí misma de la empresa es contaminante, la propia actividad y la cantidad de agua que requiere, el lugar donde se asienta es violatoria de la Ley Nacional de Glaciares, Veladero está en un lugar donde nacen los ríos, por eso cada derrame termina contaminando muchos ríos. Está en un ambiente glaciar y periglaciar prohibido por la ley. La Espada de Damocles sigue sobre la cabeza de los sanjuaninos y del resto del país porque ahí nacen muchos de los ríos que cruzan la Argentina”.