Trabajadores nucleados en el gremio docente Ademys votaron en una asamblea un paro de actividades, previsto para el miércoles, jueves y viernes de la semana próxima en la Ciudad de Buenos Aires, en coincidencia con el inicio del ciclo lectivo en el marco de la pandemia de coronavirus, en reclamo de mejores condiciones sanitarias y laborales.

La medida fue decidida ayer en una asamblea de la que participaron “más de 500 compañeros”, indicó a Télam Amanda Martín, secretaria gremial de Ademys, quien añadió que en el encuentro se analizaron “denuncias que dan cuenta del estado lamentable de las escuelas no solo desde lo epidemiológico sino también desde lo educativo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Esto significa que no están dadas las condiciones para un retorno seguro como se publicita; por el contrario, de hecho, se deslinda en cada escuela la responsabilidad de la aplicación de los protocolos lo cual ampliará la desigualdad educativa ya que no tienen los mismos recursos todas ellas”, añadió la dirigente gremial.

En el mismo sentido, sostuvo que, en el encuentro que mantuvieron ayer con las autoridades porteñas, se advirtió que “hay tres ejes que marcan la improvisación del retorno en la modalidad presencial”.

Entre esos problemas subsisten “los índices objetivos que tiene en cuenta el Gobierno de la Ciudad para considerar que la reapertura es segura; el segundo eje de problemas son las condiciones de infraestructura conectividad y dispositivos digitales donde hay gran cantidad de estudiantes que por ser de riesgo o convivir con personas de riesgo sabemos que vamos a mantener virtualidad”.

“El tercer núcleo de problemas son las excepciones para los y las docentes que conforman los grupos de riesgo, mayores, y, sobre todo, teniendo en cuenta que se trata de un sector laboral donde mayormente hay trabajadoras que están a cargo del cuidado de hogar por diferentes motivos”, citó.

En este punto, señaló: “Ayer, en el encuentro, preguntamos sobre la dispensa de concurrir al lugar laboral dispuesta hoy en el Boletín Oficial por el Ministerio de Trabajo de Nación, y la respuesta fue que como cada jurisdicción decide como implementarla, aquí no tendrá validez”.

“Lo mismo pasa con el grupo de riesgo de más de 60 años, donde recién ayer dijeron que lo iban a evaluar. Mientras tanto, no hay cronograma para la vacunación de los docentes”, puntualizó.

Martín añadió que, pese a que Ademys “presentó al Gobierno porteño un listado con 10 medidas urgentes para preparar un retorno seguro, no se hizo nada al respecto; por el contrario, se paró la construcción de escuelas y se recortó el Plan Sarmiento que permite que los chicos y chicas tengan acceso a la conectividad cuando sabemos, que muchos de ellos, seguirán con clases virtuales”.

“Hay muchas incongruencias en el protocolo ya desde el momento en que cada escuela decidirá cómo se retorna a la presencialidad, esto se traduce en que las que tengan mayores recursos contarán con mayores posibilidades de generar un retorno presencial, aumentando la desigualdad educativa”, finalizó.

En el mismo sentido, la secretaria general de Ademys, Mariana Scayola, dijo esta mañana en declaraciones a El Destape Radio que “las condiciones no están dadas para una presencialidad segura en las escuelas”.

“Se decidió un paro de 72 horas a partir del miércoles y luego el viernes definiremos como seguimos”, sostuvo y agregó que “nos contactaremos con todos los gremios que se han expresado en contra de volver en estas condiciones”.

“Las condiciones de infraestructura en las escuelas no están dadas para el regreso seguro”, señaló Scayola.

Asimismo, puntualizó que “un mismo docente puede estar en 20 burbujas en un día y trasladándose en transporte público” y remarcó que se trata de “un riesgo para él y para los que participan en las burbujas”.