El Ministerio de Salud de la Nación creó la categoría “Productos vegetales a base de cannabis y sus derivados destinados al uso y aplicación en Medicina humana”, para definir una regulación propia para este tipo de productos con fines terapéuticos. Así, se controla la calidad en la producción y se apunta a desplazar los productos inseguros del mercado.

La Resolución ministerial número 781/2022, con la firma de Carla Vizzotti, fue publicada hoy en el Boletín Oficial. Se incluyen en esta nueva categoría productos con una composición con porcentajes de THC menores o iguales a 0.3%. Cuando la concentración de THC supere el 0.3% al producto se le aplicará el régimen correspondiente a las sustancias psicotrópicas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La semana pasada, en un acto en La Rioja, la ministra había anticipado la “buena noticia” de que su firma estaba lista en la resolución que creaba esta categoría, que “sigue asegurando la calidad, la seguridad, y el trabajo que se pueda hacer”. Allí recordó que «hasta ahora, había una categoría para cosméticos”, pero la novedad “incorpora el CBD (cannabicromeno) a los alimentos y aceites de amplio espectro con un control de calidad diferente”.

“La creación de esta categoría genera una regulación propia a los derivados del cannabis diferenciándola de las ya establecidas para las especialidades medicinales y los medicamentos herbarios. Esto permitirá no solo ampliar su uso en diferentes patologías, sino que asegurará la certificación de los procesos en cuanto a las buenas prácticas de cultivo y elaboración requeridas por las agencias regulatorias nacionales e internacionales”, remarcó la cartera sanitaria mediante un comunicado.

Los productos alcanzados por esta regulación deberán ser indicados por una médica o médico prescriptor, quien definirá la formulación de una concentración conocida de principios activos (cannabinoides) y hará el control correspondiente. La dispensa se realizará a través de farmacias bajo receta, mientras que la habilitación de los laboratorios de elaboración estará a cargo de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), que fiscalizará la producción.

“La nueva resolución se enmarca en la decisión política y las acciones desarrolladas por el Ministerio de Salud de la Nación para proteger, promover y mejorar la salud de la población a partir de la regulación de este tipo de productos. Con esta nueva categoría se está dando una respuesta acorde y equilibrada que garantiza la seguridad sanitaria con concentraciones de principios activos conocidos, libres de contaminantes y con el asesoramiento médico e información sobre sus beneficios y riesgos”, apuntó el Ministerio.

La creación de esta categoría genera, además, un nicho de mercado y de valor agregado a los muchos proyectos de cultivo de cannabis hoy ya aprobados por el Ministerio de Salud de la Nación.