El viernes comenzó la audiencia pública más larga y con mayor participación en la historia de la Ciudad de Buenos Aires: tiene más 7000 inscriptos y prevén que finalizará el miércoles 27 de enero. Sólo en la primera jornada hablaron cien personas. La intención del oficialismo porteño era sancionar la ley que permite la edificación de un barrio náutico de lujo en el predio de Costa Salguero antes de fin de año, pero nunca se esperó la abrumadora cantidad de expositores que cortó de raíz esa posibilidad. Vecinos, organizaciones y legisladores reclaman por el impacto ambiental y de gentrificación que significará esa iniciativa lujosa, con un déficit habitacional que crece año a año, y además exigen que se abra al público el último espacio disponible de acceso al río, en una ciudad que siempre le da la espalda.

El proceso de comercialización del predio comenzó en diciembre de 2019, cuando el oficialismo porteño logró sancionar la Ley 6289, que autorizó la venta, condicionada a la aprobación de otro dictamen que habilita construir en ese lugar. De aprobarse, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, permitirá la edificación de un barrio náutico con inmuebles de hasta 10 pisos sobre la orilla del Río de La Plata, justo frente al Aeroparque metropolitano. Son 17 hectáreas de terrenos estatales en el caso de Costa Salguero, más 14 hectáreas del predio contiguo, separado por la desembocadura del arroyo Maldonado, donde estuvo Punta Carrasco. Se calcula que esos terrenos tienen un valor de entre 10 mil y 12 mil dólares el metro cuadrado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La primera jornada de la audiencia la abrió el titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano porteña, Álvaro García Resta, quien aspiró a dar vuelta las críticas que recibe la privatización del predio: “El objetivo del proyecto es convertir un espacio que hoy es de uso privado en un gran parque público sobre el río. Para que las personas lo usen es necesario que el espacio esté preparado, que tenga infraestructura y que haya movimiento, que sea seguro y que invite a quedarse”. Mientras el funcionario desarrollaba su exposición aparecían imágenes de un Costa Salguero edificado, una maqueta virtual preparada para la ocasión. “Las viviendas y los locales comerciales le dan al parque un contexto, lo hacen más seguro y cercano a las personas”, justificó.

Las exposiciones siguientes de cada funcionario o profesional defensor del proyecto, apuntaron siempre al mismo concepto: es necesario ese barrio de lujo para obtener seguridad.

Esta audiencia no es vinculante con lo que defina la Legislatura y, de aprobarse la ley, el oficialismo infringirá el actual Código Urbanístico ideado por el propio Larreta y aprobado en 2018. Éste Código establece que la totalidad del predio de Costa Salguero luego de finalizada la concesión en 2021, debe transformarse en un Parque Público Recreativo, y no solamente una porción, como lo estipula esta nueva norma. Además de los edificios residenciales, se habilitarán diferentes concesiones privadas como locales comerciales y gastronómicos, oficinas, un hotel de lujo y hasta un helipuerto.

“Buenos Aires se encuentra en emergencia habitacional, ambiental y climática, es una de las ciudades del mundo con menos superficie verde por habitante y enfrenta dos amenazas de origen natural: las inundaciones y las olas de calor”, advirtió María Eva Koutsovitis, coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la UBA. “Por lo tanto –continuó–, es prioritario recuperar la totalidad del borde costero como un espacio verde público para mitigar las inundaciones, regular la temperatura y afrontar eventuales ascensos en los niveles del río”. Agregó que de llevarse a cabo el barrio náutico, violaría el principio de progresividad ambiental, el cual prohíbe que las conquistas alcanzadas en materia de  protección del ambiente retornen a una instancia anterior, perjudicando los derechos adquiridos.

“El proyecto destina miles de millones de pesos en obras de infraestructura para garantizar servicios con el Colector Cloacal Norte a los suntuosos desarrollos inmobiliarios ubicados en las tierras públicas vendidas, mientras 1 de cada 7 habitantes de las villas de la ciudad continúan sin acceder formalmente al agua potable”, finalizó Koutsovitis.

...
(Foto: Frente de Todos (Capital))

630 canchas de River

El barrio náutico parece resumir todo el paradigma macrista sobre el suelo porteño en estos 13 años: venta de espacio público, privatización lujosa de terrenos, gentrificación, y torres en detrimento del espacio verde. CABA es uno de los distritos con menor cantidad de espacios verdes comparado con las principales urbes de la región y el mundo: menos de 6 m2 de verde por habitante, frente a los 15 que recomienda la Organización Mundial de la Salud. “En la Ciudad tenemos problemas de densificación poblacional y constructiva, que privilegia el negocio inmobiliario y un proceso de gentrificación que expulsa a los sectores humildes y medios”, expuso la legisladora Laura Velasco (FdT). “Acá se habló de parque pero en todas las imágenes que mostraron hay mucho cemento. Otro tema: falsamente desde una mirada de perspectiva de género se planteaba el problema de la seguridad. No se trata de seguir reproduciendo el consumo y la privatización de los espacios públicos, sino de desarrollar allí actividades que sean llevadas desde las políticas públicas”, acotó.

Un informe realizado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad y la Cátedra de Ingeniería Comunitaria deja al descubierto los negociados privados que llevó adelante el oficialismo porteño en estos años. De 2007 a 2019 privatizó 473 hectáreas, entre ventas y concesiones, más de la mitad (267) correspondieron al primer mandato de Rodríguez Larreta.

Los terrenos vendidos durante los primeros tres mandatos del PRO equivalen a 630 estadios similares a la cancha de River; cuatro veces la superficie edificada de Puerto Madero, o casi 240 Plazas de Mayo.

La mayoría de los expositores planteó que, de llevarse adelante el ambicioso megaproyecto inmobiliario, las obras profundizarán la idea de una Ciudad excluyente que vive de espaldas al río, o al menos será del disfrute de aquellos que lo puedan pagar. En la primera jornada se planteó entonces aprovechar esta discusión pública para diagramar a CABA desde otra perspectiva. “Tenemos que cambiar la manera en que la miramos. Empezar a definir un nuevo equilibrio con las especies y con el ecosistema. Buenos Aires está montada sobre un ecosistema que está omitido”, expuso el licenciado en Planificación y Diseño del paisaje de la UBA, Ignacio Fleurquin, director de Bulla, un estudio de planificación urbana y territorial. “A éste ecosistema lo encontramos en los momentos donde hay crisis, inundaciones e incendios –agregó–. Hay que volver a revisar todo este conocimiento para pensar un nuevo ideario que mezcle a la ecología con la tecnología, a la sociedad y al ambiente con las personas”.  «

Un proyecto que profundiza la crisis habitacional

Otra arista que atraviesa este proyecto de barrio náutico con hasta diez pisos que promueve el Gobierno de la Ciudad es la de la vivienda digna y la crisis habitacional que sufre el distrito más rico del país, con un proceso de gentrificación que se profundiza año a año.

Las construcciones VIP que lleva adelante el macrismo en más de 13 años de gestión van en detrimento incluso de su electorado, teniendo en cuenta que un gran porcentaje de la clase media de la Ciudad no tiene acceso a la vivienda propia.

Según datos oficiales del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas de 2001, el 22% de las familias porteñas alquilaban. Por aquel entonces ese número representaba a casi 228 mil hogares. Nueve años más tarde, el censo de 2010 arrojó un dato preocupante: el 30% de los hogares de la Ciudad se componen de familias que alquilan: son casi 344 mil. En menos de una década, la cantidad de familias que se vieron obligadas a alquilar su propiedad se incrementó un 8%, alrededor de 116 mil nuevas familias inquilinas en todo el distrito.

A estos datos se suma la Encuesta Anual de Hogares, realizada en 2015, en la que se concluye que el 35,2% de las familias porteñas alquilan su propiedad. Dos años más tarde, según la Encuesta Permanente de Hogares del Indec de 2017, el porcentaje de inquilinos en CABA subió al 38%. De acuerdo con los números de la organización Inquilinos Agrupados, la población inquilina porteña pasó del 21,1% en 2001 a más del 40% en la actualidad.

Denuncian obra ilegal en el predio

“Junto a la diputada María Rosa Muiños, tomamos conocimiento de un hecho preocupante que tiene que ver con la autorización de la Dirección General de Interpretación Urbanística, para emplazar una estación de servicio cuya instalación había sido denegada en 2016, no solo por encontrarse dentro de un Distrito de Urbanización Parque destinado a espacios verdes, sino por estrictas razones de seguridad, por la cercanía con el Aeroparque Jorge Newbery”, señala a Tiempo la diputada porteña por el Frente de Todos, Claudia Neira, que además preside la Comisión de Espacio Público de la Legislatura. Y denuncia que «sin embargo, hoy ya está construida y el jefe de Gabinete Felipe Miguel, en su informe de gestión que brindó el martes pasado en la Legislatura, no supo dar respuestas. Esta medida deliberada nos alerta sobre la necesidad de una protección ambiental del Río de la Plata, fuente y recurso natural imprescindible para todos los porteños y las porteñas”.