En el partido de Pergamino, al norte de la provincia de Buenos Aires, las aguas que causaron inundaciones y daños comenzaron a bajar pero aún quedan 275 personas evacuadas, informó este martes el subsecretario de Defensa Civil del municipio, Ricardo Bari.

“El nivel del agua llegó ayer (lunes) a las 18 a su pico máximo, comenzó a bajar, ya se nota”, apuntó al indicar que se calcula que “se necesitarán entre 35 y 40 horas más para que se escurra” definitivamente, puntualizó a la radio FM Delta.

Bari, como refleja Télam, señaló que “aún quedan 275 personas evacuadas” y destacó que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, recorrió ayer Pergamino para solidarizarse con los damnificados, a quienes les ofreció ayuda.

“Hoy a la tarde, si sigue bajando el agua, haremos un relevamiento y vamos a tener en claro las necesidades” de los damnificados comentó.