Quizás un homenaje a Jack Johnson: Banana Pancakes, con (leche de) avena. Suavecitas y esponjosas, pueden ir al horno o la sartén. Se sirven tibias con fruta fresca y miel, y de yapa, te queda una botella entera de leche de avena para cocinar cualquier otra cosa.

Ingredientes:

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

1 taza de avena

900 cc de agua

1 huevo y 1 clara

2 bananas pequeñas o 1 y media grandes

1/2 cdta de bicarbonato

sal, canela y vainilla

Procedimiento:

En un bowl, remojar 150 grs de avena con 900 cc de agua. Dejar reposar toda la noche a temperatura ambiente.

Al día siguiente, agregar una cucharadita de sal, una de canela y una de extracto de vainilla. Procesar y colar (se puede usar una licuadora o un mixer también). Lo que vamos a usar para esta receta es la avena colada, pero el líquido resultante es la famosa leche de avena y la podés guardar para usar en cualquier receta toda la semana.

Llevar otra vez a la procesadora la avena colada y agregarle un huevo y una clara, una banana grande o dos pequeñas, más canela, y un poquito de bicarbonato. Endulzar con lo que uses, yo le puse miel de arroz.

Dejar reposar un rato mientras sacás la sartén o precalentás el horno. Al horno, 180°, quedan suavecitas y etéreas con un aire de merengue en unos diez a quince minutos. A la sartén vuelta y vuelta, son más clásicas pancakes o panqueques, según cuan finitas las prepares: yo usé aceite, pero con manteca no hace falta decir que son una bomba.

Servir tibias con fruta fresca, miel y almendras tostadas picadas o granola.

* Natalia Kiako dicta cursos y talleres. Pueden ver más info en su web.