Las líneas B, C y E del subterráneo operaban desde este lunes por la mañana con demoras y la D con servicio limitado entre Catedral y José Hernández, a raíz de un conflicto gremial por la modificación en los horarios del servicio que funciona de lunes a viernes de 5.30 a 23.30 y los sábados, de 6 a 24.

El nuevo esquema, que se dispuso luego de una votación de Participación Ciudadana a través de las redes sociales y de forma presencial, fue parcialmente acatada en el día de hoy, ya que algunos conductores de la línea A mantuvieron interrumpido el servicio entre las 10 y las 10.15 aduciendo que habían cumplido su horario, mientras que las líneas B, C y E operan con demoras por la misma razón, informaron desde Metrovías.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La línea D, en tanto, funciona con servicio limitado entre José Hernández y Catedral.

Frente a esta nueva disposición de horario, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) había advertido la posibilidad de que “no se pueda brindar en forma correcta el servicio”.

Además, llamó a la “reflexión” al gobierno porteño al advertir que la medida “no sólo no resuelve el problema del transporte público en la Ciudad, sino que deja a pie a miles de usuarios todos los días entre las 5.00 y las 5.30”, en referencia al horario anterior.

Por su parte, este fin de semana Metrovías difundió un comunicado en el que advierte que “resulta inverosímil que no tuvieran conocimiento de la implementación dado que el corrimiento del horario fue dispuesto por el Gobierno de la Ciudad hacer varios meses atrás”.

En ese marco, la empresa sostuvo que, desde entonces, “se llevaron a cabo más de 20 reuniones con los diferentes representantes gremiales para informar y programar el cambio horario.