La cantidad de presos alojados en alcaidías y cárceles de la provincia de Buenos Aires se incrementó alrededor de un 12% en el último año en comparación de 2016, según un informe del Ministerio de Justicia bonaerense.

De acuerdo al relevamiento, en diciembre de 2016 había alojados un total de 34.392 detenidos cifra que llegó a 38.236 hasta la primera semana de diciembre de este año, lo que implica un aumento de 3.844 internos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El informe reveló además que en diciembre de 2016 los detenidos en comisarias  eran 694 y se redujeron a 626 a noviembre de este año.

Una fuente de la cartera de Justicia explicó que para el año próximo el gobierno tiene previsto poner en funcionamiento una nueva cárcel en Campana y una alcaidía en esa ciudad y otra en el partido bonaerense de Lomas de Zamora.

Además, creen que podrían liberarse lugares en las cárceles para evitar el hacinamiento a través de la extensión del sistema de pulseras electrónicas para que puedan cumplir con el beneficio de la prisión domiciliaria.

La gobernadora María Eugenia Vidal envió a la Legislatura provincial el proyecto que prorroga por un año la emergencia en el Servicio Penitenciario “con el objetivo de continuar los cambios estructurales que se encuentran en marcha en esa institución”, según se consignó en los fundamentos de la iniciativa.