Los familiares y amigos de Johana Ramallo, la joven platense desaparecida hace 21 meses presuntamente secuestrada por una red de trata, pidió respeto y paciencia a la prensa para abordar la noticia, luego de que se publicara en los medios información presuntamente “filtrada” de la causa judicial, que no tuvo confirmación oficial ni desde la familia ni de la justicia. El expediente de la búsqueda, que tramita en la Justicia Federal, se encuentra bajo secreto de sumario. Advirtieron que la publicación de información puede “entorpecer” la investigación.

“Agradecemos a la prensa el acompañamiento y el interés, pero les pedimos, por respeto a su familia, no difundir información relativa a la investigación por la desaparición de Johana. A su debido momento, comunicaremos las información, una vez ésta sea completa y certera”, informó la familia de la joven a través de la página de Facebook “Buscamos a Johana”.

Johana tenía 23 años y fue vista por última vez el 26 de julio a las 20:30, cuando entró al baño de la estación de servicio de la esquina de la Avenida 1 y la Calle 63, en lo que se conoce como la Zona Roja de La Plata, al sur de la ciudad. Hacía un mes que se había separado del padre de su única hija y vivía en la casa de su madre, en Villa Elvira. Tres meses después de la desaparición, la carátula de la causa cambió de “averiguación de paradero” a “desaparición forzada de persona”, y migró de la justicia bonaerense a la federal.

Este lunes, periodistas y medios de comunicación –que levantaron un cable publicado por la agencia Télam- difundieron la noticia del hallazgo de restos de la joven basados en información brindada por “fuentes judiciales” y “peritos forenses”. Sin embargo, el titular del juzgado federal N°2, Adolfo Gabino Ziulu, mantiene el expediente bajo secreto de sumario.

A través de un comunicado, la familia explicó que la disposición judicial la obliga a mantener silencio. Por eso pidieron explícitamente “no difundir ni divulgar ninguna información de la causa sobre la desaparición de Johana”.

“La espera merece contención y respeto, y la información que está circulando puede entorpecer la investigación y tampoco es apropiado el tratamiento que debe haber en casos de trata y violencia”, dijeron.

El comunicado completo

“Comunicado 6 de mayo de 2019

Debido a recientes publicaciones en algunos medios de comunicación, nos vemos en la necesidad de exigir: no difundir ni divulgar ninguna información de la causa sobre la desaparición de Johana.

El juez de la causa dictaminó secreto de sumario y la familia debe mantener silencio hasta que este se levante.

La espera merece contención y respeto, y la información que está circulando puede entorpecer la investigación y tampoco es apropiado el tratamiento que debe haber en casos de trata y violencia. Pera algunos medios, parece que a pesar de la experiencia acumulada, puede más la morbosidad y el anhelo por la primicia. Hoy, como hace 21 meses, familiares, amigues, compañeras de trabajo, militantes, y personas solidarizadas con Marta y su familia, buscamos la Verdad y la Justicia”.