Hace más de dos décadas que la arquitecta Cecilia Alvis aborda la problemática del Riachuelo y sus efectos en los habitantes de la cuenca. La especialista integra el Instituto Superior de Urbanismo, Territorio y Ambiente de la FADU – UBA y es parte del Colectivo de Arquitectas en Defensa de las Tierras Públicas, desde donde critican y se oponen al proyecto inmobiliario denominado Costa Urbana, por el cual el gobierno porteño y la empresa IRSA plantean construir una especie de Puerto Madero 2 en el ex predio deportivo de Boca, en Costanera Sur.

Alvis, quien también asesora al Asentamiento Lamadrid de La Boca, evidenció en la audiencia pública por el mega proyecto especulativo que se está llevando adelante hace algunas semanas en la Legislatura, que los grandes desarrolladores se valieron de créditos internacionales que pagará el Estado para realizar la infraestructura de barrios de lujo. Ese financiamiento debía estar destinado a barriadas populares con urgentes necesidades desde siempre.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

-¿Por qué rechaza el Convenio Urbanístico entre IRSA y el gobierno porteño?

-El Convenio Urbanístico incumple una serie de mandatos constitucionales referidos al uso público de las tierras adyacentes al Río de la Plata, a la salud, a la presentación previa de estudios de impacto ambiental, al déficit de vivienda en la Ciudad, a la participación ciudadana y a los deberes y obligaciones del Jefe de Gobierno en cuanto a la protección, preservación y restauración del ambiente y el cumplimiento de la ley Nacional del Ambiente. Se avanza con un cambio normativo en cuanto a uso y capacidad y tipologías constructivas sin estudios técnicos que den cuenta del impacto ambiental que tendría. Tampoco se evalúa el impacto ambiental estratégico junto a otros desarrollos inmobiliarios que se planifican y que de realizarse generarán enormes pasivos ambientales y pondrán en riesgo a toda la ciudad por ocupar áreas ribereñas sin considerar los efectos que se anuncian como consecuencia del Cambio Climático.

-¿Cree que el denominado Colector Costa Salguero o Norte fue forzado?

-El Colector Costanera Norte o Costa Salguero servirá a 11 desarrollos inmobiliarios, según consta en las dos licitaciones del GCABA  que cursan desde mayo del  2020, y se pretende anexar inconsultamente al Sistema Riachuelo, que es construido con tres créditos del Banco Mundial que suman U$S 2700 millones con el objetivo de mejorar la vida de los habitantes del Riachuelo. Sin tener siquiera completa la planta de tratamiento de líquidos cloacales y de bombeo de Dock Sud en Avellaneda y sin cronograma o financiamiento disponible para conectar a miles de vecinxs de las Comunas 4, 8, 7 y 9, se avanza con fondos de la Ciudad y recursos humanos y técnicos de AySA S.A en concretar esta obra faraónica que servirá a los desarrollos inmobiliarios Cavia, Costa Salguero – Punta Carrasco, Areneras, Frente Retiro entre Callao y Ramos Mejía, Antepuerto y Distrito Puerto, Dársena Norte, Catalinas II, Catalinas Sur, Dique Cero, Puerto Sur (Isla Demarchi) y Costa Urbana.

-¿Además de beneficiar a los 11 desarrollos inmobiliarios que menciona, este servicio sería utilizado para la población ya existente?

-En las licitaciones de mayo 2020 sorprendentemente el GCABA incluye entre los desarrollos inmobiliarios antes mencionados al barrio 31 de Retiro, previendo el escenario para justificar la colosal obra de infraestructura. Lo que no se aclara en los pliegos de licitación es que para el barrio 31 ya existía un convenio previo firmado en 2017 entre AySA S.A y la Secretaría de Integración Social y Urbana del GCABA, para realizar el sistema cloacal, pluvial, red de agua potable y de incendio, en el marco de la prometida urbanización que nunca termina de concretarse y donde las obras ejecutadas son absolutamente deficitarias e insuficientes. De los gráficos de los mismos pliegos de licitación, surge que la traza del Colector Costa Salguero pasa exactamente por el Asentamiento Lamadrid de La Boca aunque no proveerá infraestructura de saneamiento a ninguna de las 400 familias que aún esperan, sin fechas ni cronogramas certeros, las obras necesarias para su urbanización y las 200 viviendas nuevas que debe ejecutar el GCABA para quienes habitan en el bajo autopista en la calle Pedro de Mendoza.

-Ante esta avanzada especulativa, ¿cuál es la situación de Lamadrid?

-Lxs habitantes del Asentamiento Lamadrid de La Boca se encuentran en una situación de absoluta incertidumbre y discriminación respecto a toda la ciudad y a otras villas incluidas en la causa Riachuelo y en el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación del año 2008. Si bien existen desde octubre de 2018 tres terrenos con proyectos para 62 de viviendas nuevas, no se han presentado siquiera los trámites de obra que no requieren de grandes presupuestos. En el presupuesto Plurianual CABA votado para el período 2021-2023 se destinan $ 5600 millones para el Colector Costa Salguero y $0.00 para las viviendas nuevas y la urbanización del Asentamiento Lamadrid. Contraponer la situación del Asentamiento Lamadrid al proyecto Costa Urbana, su tratamiento ultra veloz en la Legislatura, la enorme transferencia de recursos públicos que implica tanto en infraestructura sanitaria como en normativa para el cambio de uso y capacidad constructiva sobre tierras que debieran ser restituidas al patrimonio de la Ciudad, resulta elocuente acerca de la inequidad absoluta que rige en la planificación y gestión del actual GCABA.