Estaba todo previsto para que mañana por la tarde el documental “Escuela bomba, dolor y lucha en Moreno” fuera estrenado en el Cine Gaumont. El film, que contó con la participación de la comunidad educativa de la Escuela 49 y de diferentes investigadores académicos que abordaron la problemáticas desde diferentes aspectos, fue bajado de la cartelera y no será reprogramado por orden de la Gerencia de Exhibición del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

“Nos sorprende por la cercanía de la fecha. El estreno estaba confirmado desde hacía meses. Tuvimos reuniones en marzo, abril y junio donde presentamos todos los documentales que genera el DOCA (Documentalistas Argentinos) y en todos los encuentros se confirmó el estreno de este film”, explicó a Tiempo Juan Mascaró, el director de “Escuela bomba”, quien se lamentó: “Tenemos una cantidad enorme de afiches y volantes, que fuimos haciendo con los pocos recursos con los que contamos”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“El lunes nos dieron la novedad de que el documental no iba a ser presentado. Pedimos una reunión y el martes nos juntamos con los funcionarios del INCAA, quienes nos dijeron que se bajaba porque el documental no había sido producido por el INCAA y que querían priorizar las películas del Instituto, ya que cuentan con pocos espacios para reproducirlas”, contó Mascaró, quien precisó: “No queremos pasar por encima de otras producciones ni mucho menos. Sabemos que producto de la desinversión en el sector no alcanzan las salas, pero en este caso nos quedamos con la sensación de una censura, aunque no lo explicitaron, obvio”.

De todas formas, el director aclaró que de la lista de documentales pendientes de estreno en el Gaumont, este fue el único que no contaba con el aval del organismo y fue bajado. Sin embargo, el cineasta argumentó que en este cine, como en otros espacios INCAA, suelen darse películas que no hayan contado con subsidios del instituto. Además, no existe ninguna normativa que no permita estrenar estos films en estos lugares.

Mascaró reconoció “que el tema del documental puede resultar incómodo en el marco de las elecciones, sobre todo para la provincia porque lo que pasó en la escuela 49 bien podría haber sucedido en cualquier establecimiento educativo del conurbano, dado el grado de desinversión en infraestructura”.

El documental en cuestión se llevó adelante de manera autogestionada, en el marco del Departamento de Educación de la Universidad Nacional de Luján. Fue filmado durante el 2018, en tiempo real a medida que se iban generando las repercusiones de aquella mañana trágica del 2 de agosto, cuando explotó la escuela N° 49 Nicolás Avellaneda de Moreno, que se cobró la vida de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar docente Rubén Rodríguez.  

Se sabe que los plazos para obtener financiamiento del INCAA superan las vicisitudes que ameritaban la situación, entonces los realizadores consiguieron como pudieron algunos recursos y se involucraron en el rodaje: “La idea era captar lo que estaba pasando y cómo reaccionó la comunidad educativa. Muchos de ellos participaron en la edición y luego, en asamblea, se seleccionó el material que fue el que finalmente quedó en el documental”, detalló Mascaró. El film también cuenta con la palabra de diferentes especialistas e investigadores vinculados con la temática.

Si bien el documental no será presentado en las instalaciones del Gaumont, quienes trabajaron en la producción decidieron que debía verse igual. Por eso, mañana a las 20, proyectarán el material en las puertas del cine como modo de protesta y para visibilizar la pelea que los docentes y los padres de los alumnos están dando en Moreno y en diferentes puntos de la provincia.

También podés leer: «Hay muchas otras escuelas que en cualquier momento pueden explotar»