Los turistas que compartían hotel en la isla española de Tenerife, en las islas Canarias, con el médico italiano diagnosticado con el virus COVID-19 se encuentran confinados en el establecimiento, donde permanecerán hasta que se conozcan los resultados definitivos sobre el caso positivo, informaron fuentes oficiales.

Varios medios cifran en mil el número aproximado de personas afectadas por esa situación en el hotel canario, aunque el albergue no dio información al respecto.

Fuentes oficiales indicaron que se tomó la medida al activarse los protocolos sanitarios previstos para los casos de coronavirus. En ese establecimiento estuvo alojado un turista italiano que el lunes noche dio positivo en un primer examen, y que está pendiente de confirmación en un segundo examen este martes, indicó a AFP Verónica Martín, jefa de prensa de la consejería de Sanidad del gobierno regional canario. “Centenares de clientes del hotel están bajo vigilancia sanitaria”, aclaró la mujer y negó que se pudiera tratar de una cuarentena.

También podés leer: “El coronavirus golpea a Italia: 6 muertes y cuarentena en el norte del país”

Previamente, el gobierno canario había indicado que el turista italiano “se encuentra aislado y bajo control sanitario” en la isla.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El médico italiano, que estaba de vacaciones en la localidad de Adeje, una zona turística en el sur de la isla de Tenerife, acudió a una clínica con síntomas gripales y resultó positivo con el COVID-19, aunque ahora se esperan los resultados de las pruebas definitivas que se realizan en Madrid.

El protocolo para los casos de coronavirus indica que con el primer diagnóstico positivo es obligatorio realizar una segunda prueba en el Centro Nacional de Microbiología, cuyos resultados están pendientes.

El hombre habría llegado de Lombardía, región del norte de Italia que registró en los últimos días un brote del nuevo coronavirus.

Un cliente británico explicó a la prensa que este martes recibieron un mensaje por debajo de la puerta de su habitación donde se les dice que el hotel está cerrado y deben permanecer en sus cuartos.

“Por razones sanitarias, el hotel ha sido precintado. Hasta que las autoridades sanitarias lo indiquen deben permanecer en sus habitaciones” hasta nueva orden, explica en varios idiomas el texto.

Si se confirma, sería el tercer caso del COVID-19 en España. Los dos primeros fueron diagnosticados el 31 de enero y el 9 de febrero, aunque ambos pacientes superaron la enfermedad. Eran un alemán, en la isla canaria de La Gomera, y un Britanico en la isla de Mallorca, en el archipiélago de Baleares.

Con más de 200 personas contaminadas y siete víctimas mortales, Italia es el primer país del continente europeo que ha activado un cordón sanitario en torno a una decena de ciudades.

En China, el balance de la epidemia de coronavirus superaba este martes los 2.600 muertos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).