Mientras el gobierno porteño anunció que el barbijo dejaba de ser obligatorio en espacios al aire libre, siguió con su política de no abrir la inscripción para que se vacunen contra el Covid–19 los menores sin factores de riesgo. Las autoridades de la Ciudad argumentan que primero quieren completar esquemas de adultos e inmunizar a chicas y chicos con factores de riesgo, pero la realidad muestra que podrían realizar todas las vacunaciones juntas, teniendo en cuenta que CABA está aplicando un promedio de 140 mil dosis semanales, cuando supo llegar a 240 mil por semana.

A nivel nacional, el 10% de las y los menores de entre 3 y 11 años ya recibió su primera dosis de Sinopharm. Son casi 670 mil niñas y niños. Sin embargo, en la Ciudad de Buenos Aires aún no permiten la anotación de todo ese grupo, solo quienes tienen enfermedades prevalentes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Estamos priorizando chicos con factores de riesgo y aplicar segundas dosis. Ya tenemos al 70% de la población adulta con esquema completo, y el 70% de los que se inscribieron entre 3 y 11 años con comorbilidades”, aseguran desde Ciudad.

Pero el bioquímico y analista de datos, Santiago Olszevicki, apuntó en sus redes: “Puede hacer eso mientras vacuna a ñiñxs. Tiene capacidad para vacunar a mínimo 240.000 personas por semana, como en su mejor momento y la semana pasada aplicó 140.000. El resto de la capacidad podría usarse para avanzar con primeras dosis sin afectar las segundas dosis de nadie”. El especialista aportó otro dato clave para entender el efecto de la vacunación: “Hoy hay 9 pacientes en terapia intensiva con respirador en el sector público de CABA. Llegó a haber 226 en el pico de la primera ola y 354 en el pico de la segunda”.

Es por esta efectividad comprobada, y el avance de la cepa Delta, que familias y personal pediátrico piden con urgencia que el gobierno porteño empiece a vacunar a menores en general, sobre todo porque tiene más de 200 mil dosis de Sinopharm que le envió la Nación y que aún no están usando.

“No hay una razón que pueda justificar la demora y el retraso en la aplicación de la vacuna en esa población. Hasta el momento no hubo faltante de provisión de stock ni para adultos ni para niños, con lo cual no se justifica un retraso”, señaló a Tiempo esta semana el pediatra Oscar Trotta, miembro del Consejo de Administración del Hospital Garrahan, y acotó que “hay un aumento sostenido de casos sobre todo en pediatría con la variante Delta”.

En el Garrahan ya se tomó la decisión de empezar a vacunar: “Lo expresó el Comité de Infectología del Hospital, pero dependemos del Gobierno de la Ciudad, no tenemos las vacunas y las tiene que girar CABA”, lamentó Trotta. Adelantó además que “el hospital ya reclamó las dosis necesarias para vacunar a la población de tres a once años en general. Vamos a darles un compás de espera de una semana y si no vamos a hacer la gestión para que las entregue Salud de Nación”.

Con la vacunación a menores, repuntó en forma exponencial el porcentaje de personas con al menos una dosis en todo el país. Actualmente, el 91% de la población adulta en Argentina tiene al menos una dosis y el 75% cuenta ya con dos dosis aplicadas. Asimismo, recibió su primera dosis el 36% de adolescentes de 12 a 17 años y el 10% de niñas y niños de 3 a 11 años.