“Lo primero que se instaló fue qué tan ‘puta’ era la víctima. Lo mismo que en el caso de Lucía (Pérez). La primera información que se instala es difícil de sacarla después. Y cuando la querés sacar, tenés una mordaza. Ahora tenemos muchos mensajes, mucha gente que dice que va a estar apoyando, distintas agrupaciones. Pero no dejan de ser grupos reducidos. Ojalá nos apoye más gente”, pidió la mamá de la adolescente de 14 años que fue víctima de una violación en manada en un camping de Miramar, donde festejaba con su familia la llegada de 2019. Dos años y medio después y tras intentos de más dilaciones, comienza el juicio a tres de los sospechosos. A pedido de la querella, llegan en libertad al debate.

“Tengo una expectativa muy positiva. A último momento, cuando tenía que empezar la selección de jurados, se fijó una audiencia porque el abogado (defensor) pedía sumar cosas vinculadas a la vida personal de ella. El juez resolvió que no. También pedían sacar al fiscal, pero por suerte se queda. Porque decían que habían recibido una amenaza de su parte, cosa que no era verdad. Yo le llamo manotazo de ahogado a esto de poner trabas a último momento”, dijo la mamá de la víctima, en diálogo con Tiempo, tras la audiencia previa a la selección de jurados, que estaba prevista para las 9 pero se retrasó. El inicio del juicio estaba pautado para las 14, pero podría demorarse.

El debate oral, que durará cuatro jornadas, se llevará a cabo en el complejo Teatro Auditorium marplatense para garantizar el cumplimento de los protocolos sanitarios en el marco de la pandemia de coronavirus. El veredicto se espera para este viernes 17. El jurado popular deberá resolver si Tomás Jaime (26), Lucas Pitman (24) y Juan Cruz Villalba (25) son responsables del delito de “abuso sexual con acceso carnal calificado”. De acuerdo a la investigación, que estuvo a cargo de la fiscal Florencia Salas, los imputados abusaron sexualmente de la víctima entre las 4 y las 6 de la mañana del 1° de enero de 2019, “aprovechándose de la edad” de ella y de que “no podía consentir libremente el accionar”.

El juez dispuso que no ingrese la prensa ni haya conferencias durante el proceso, para resguardar a la adolescente y evitar su revictimización. Pero su familia planteó que no fue algo consensuado y que preferían tener la posibilidad de dar al menos una conferencia de prensa, para tratar de evitar la circulación de información falsa.

“No fue consensuado con nosotros, salió de las otras partes. Nosotros exigimos aunque sea una conferencia para que circule información verdadera, pero no se permitió. Hay notas con información de ellos que circulan, tienen llegada a los medios locales. Nosotros sacamos cartas haciendo aclaraciones y recién ahora se están pudiendo ver. Hay muchas irregularidades en cosas que no puedo contar, fechas cambiadas, lugares. Claramente hubo mano ahí”, apuntó la mujer. “Necesito que se escuche lo sucio que están jugando”, insistió. Y explicó que pidieron la excarcelación de los imputados para que el tiempo en prisión preventiva no se computara como parte de la pena, en caso de ser declarados culpables.

El juicio será conducido por el juez Fabián Riquert, presidente del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Mar del Plata, e intervendrá el fiscal Guillermo Nicora por parte del Ministerio Público. La modalidad de juicio por jurados fue solicitada por las defensas de los tres acusados, representadas por Martín Bernat, Noelia Agüero y Marcelo Jiménez. El abogado de la menor abusada, Maximiliano Orsini, había rechazado esta posibilidad y exigió a través de un planteo de inconstitucionalidad que el caso se resolviera en un juicio oral común, pero fue rechazado por el magistrado. También se negó a realizar nuevas pericias sobre la víctima, como pedía la defensa de los acusados, y a que en el debate se exponga cualquier información sobre su vida sexual previa y posterior para “evitar una revictimización”.