Desde las 10, el Ferrocarril Sarmiento, que atraviesa el oeste del conurbano bonaerense, está fuera de servicio. La interrupción se debe a la escasés de trabajadores: ya sea porque se contagiaron de coronavirus en los últimos días o bien porque permanecen aislados tras haber tenido un contacto estrecho con los casos positivos. Así fue que con el correr de la tarde se agigantaron las filas de los usuarios que sólo tienen el recurso de aguardar por los micros que dispuso el Ministerio de Trasporte en Once y las principales estaciones.

Esta mañana se supo que diez empleados dieron positivo en el sector de Puesto Control Trenes. Desde el inicio de la pandemia, en las cinco líneas ferroviarias, 449 empleados y empleadas han contraído la enfermedad y más de 1600 han sido aislados por tener contactos estrechos.

Según informó Trenes Argentinos, desde las 10 se aplicó el Protocolo COVID-19 luego de que diez empleados dieran positivo en el sector de Puesto Control Trenes. Vale decir que desde el inicio de la pandemia, en las cinco líneas ferroviarias del AMBA, 449 empleados y empleadas han contraído la enfermedad y más de 1600 han sido aislados por tener contactos estrechos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En este contexto, la empresa garantizó el servicio de la hora pico de la mañana -entre las 0 y las 10 – con personal jerárquico. Pero a partir de la mañana ya no contó con personal para atender Control Trenes, el centro neurálgico de la operación ferroviaria, por lo que se vio imposibilitado de seguir prestando el servicio.

En el comunicado, se recordó que “el Ministerio de Transporte de la Nación pone a disposición micros de apoyo en las estaciones para trasladar a todos los usuarios y usuarias de la línea que une Once con Moreno”.

El primer caso de coronavirus en la operadora ferroviaria se presentó 70 días después de que se conociera el primer infectado en el país. “A partir de ese momento la curva fue en forma ascendente como en el resto del AMBA, ya que los trabajadores y las trabajadoras de la empresa están comprendidos dentro de las tareas esenciales y no escapan del contacto con el virus”, detallaron.

Además debe contemplarse que cerca de un 30% del personal se encuentra licenciado por ser mayor de 60 años, tener comorbilidades o pertenecer a un grupo de riesgo. “Ante esto, los diversos servicios pueden verse afectados cuando la baja de personal se produce en espacios sensibles como el Puesto Control Trenes, conductores o guardatrenes de cualquiera de las cinco líneas del AMBA, dado que son personal especializado indispensable para la circulación de los trenes”; explicaron.

El dirigente gremial de la línea, Rubén El Pollo Sobrero, había comentado ayer, cuando el Sarmiento tuvo un problema similar al de hoy, que había que “ver si podemos juntar a la gente necesaria para poner operativas todas las mesas: la de eléctrico, la de diésel y la de personal. Si no se puede juntar a esa cantidad de gente, estamos complicados”.