Tres escenas de la semana. La asunción del nuevo presidente de River, Jorge Brito; la exposición del ministro de Economía, Martín Guzmán, en el Congreso; fiestas de egresados en Córdoba. Todas en lugares cerrados. Nadie con barbijo. Las 20 semanas consecutivas con baja de casos, las vacunas y el clima cálido motivaron una clara preponderancia social a la falta de cuidados. La resolución del gobierno semanas atrás que permitió no usar el tapabocas en determinadas circunstancias, aunque fueran mínimas, tampoco ayudó desde lo simbólico. Hoy los contagios están en aumento y Ómicron demanda más cuidados. La parte positiva: la suba no se traduce en un aumento desproporcionado de UTI, que permanece en un 39% de ocupación.

“Hay que reforzar otra vez el mensaje del cuidado. Hay mucho relajamiento y eso tiene que ver con el aumento de casos», apunta a Tiempo el médico infectólogo del Hospital Rivadavia, Martín Hojman, integrante de la Sociedad Argentina de Infectología. Y agrega: “son muy pocas cosas las que no se pueden hacer, pero hay que mantener esos ‘no’. Uso de tapabocas y nariz. También en lugares con mucha gente: en las canchas no se ve gente con barbijo, pese a que está indicado que cuando hay aglomeración se use”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A nivel país, los no vacunados triplican en tasa de contagios y fallecidos a los vacunados. Los casos crecieron en casi 1800 más promedio por día respecto a la semana anterior. En provincia de Buenos Aires el 64% de los internados no tiene ninguna dosis. Y el 14% solo una. “Tenemos casi exclusivamente variante Delta en el país y vemos un aumento de casos. El mínimo fue en octubre, de 330 casos por día, y hoy estamos en 970 –señala el ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak–. Puede seguir subiendo, pero nuestra perspectiva es que lo haga en otoño, como pasa siempre”.

Córdoba es el epicentro de Ómicron. Tres fiestas de egresados generaron un brote de casi mil contagiados. «Es impresionante la velocidad de transmisión, no la habíamos visto con Delta”, alertó el ministro de Salud de Córdoba, Diego Cardozo. “Nunca dejamos de exigir el barbijo al aire libre”, acotó, mencionando que con Ómicron pudieron constatar contagios por contactos muy breves al aire libre, sin barbijo.

El jefe del Servicio de Medicina Tropical y Medicina del Viajero del Hospital Muñiz y asesor presidencial, Tomás Orduna, menciona un problema respecto a las primeras cepas: ahora hay más asintomáticos, falsos positivos o con síntomas leves, gracias a la vacunación: “pero se agregan otras preocupaciones, como aquellos que malinterpretaron el poder dejar de usar barbijo cuando camino solo en la vía pública, y eso después llevarlo a circunstancias en las cuales el barbijo tiene que seguir estando absolutamente como prioritario. Se sabe que la transmisión aérea es la más importante”.

Cerca de 6 millones de personas aún no completaron esquemas. Sobre todo adolescentes, y quienes tienen entre 18 y 39 años. ¿Por qué no van? “Evidentemente cayó su nivel de alerta –responde Orduna–. Es llamativo que no hayan vuelto por la segunda dosis porque ya vencieron la barrera de poner el brazo para vacunarse, más difícil es cómo logramos convencer a los tres millones de esa franja que no tienen ninguna dosis. Es una tarea como sociedad”.

Hay jurisdicciones, sobre todo con población rural y campesina, más atrasadas en completar esquemas. Chaco (solo 52% con dos dosis), Corrientes (57%), Misiones (47%) y Salta (54%) son las más complicadas. El gobierno se mostró optimista por el pase sanitario. El lunes posterior al primer fin de semana de su implementación, Tucumán registró uno de los cinco días del año con mayor número de aplicaciones.

Las vacunas están. En 2022 habrá un stock de 56 millones de dosis. “No es cierto que haya una vacuna mejor que otra. Hay que darse la que esté disponible. No hay que dudar –remarca Hojman–. E insistir en la vacunación de chicos. Ayer dos personas me contaron que los pediatras les dijeron que esperen: es un grave error. Los chicos transmiten y se pueden enfermar. Cuando me preguntan, les digo que cambien de pediatra. El médico que dice eso no entiende lo que está pasando”.

En el hospital Rivadavia aumentó la demanda, aunque no en UTI. “No sabemos qué va a pasar con Ómicron, todavía no hay datos”, continúa Hojman, y le deja un breve paso a la esperanza: “si se disemina mucho pero tiene poco impacto, es la salida de la pandemia. Porque todo el mundo va a estar con anticuerpos, sin pasar por cuadros graves ni morirse”.

El ejemplo del Reino Unido

«Hay que insistir con que aquellos que tienen dos dosis se den la dosis de refuerzo. Los estudios del Imperial College de Londres marcan la necesidad de tener las tres dosis frente a Ómicron”, apunta el infectólogo Tomás Orduna. «Con Delta hicimos una tarea de contención que con Ómicron es más problemática. El ejemplo de Gran Bretaña es claro, rebosó cualquier intento de contención”. El primer ministro inglés, Boris Johnson, se había entusiasmado meses atrás con declarar el 19 de julio Dïa de la Libertad, una independencia del Covid–19. Hoy, Reino Unido tiene 80 mil casos diarios, y un millón de personas aisladas. Para fin de mes prevén llegar a 100 mil positivos por día.