A cinco días del inicio del invierno y mientras sigue vigente la cuarta ola de la pandemia de coronavirus en la Argentina, el Gobierno de la Ciudad anunció que deja de ser obligatorio el uso de tapabocas en lugares cerrados del distrito. Sin embargo, expresó su «recomendación» para que siga siendo utilizado.

«Pasamos del uso obligatorio del barbijo a recomendado en los interiores», dijo el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, en una conferencia para anunciar la medida. «Llevamos más de 14 días con un descenso sistemático de los casos de coronavirus. Esta cuarta ola de Ómicron en la Ciudad está completando su recorrido. Por eso, pasamos de la condición de uso obligatorio del barbijo a recomendado en los interiores», completó. E insistió en la importancia de su uso en lugares mal ventilados.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Quirós destacó que en este momento «el grado de vacunación es altísimo» y resaltó que se dieron «pocas situaciones de gravedad». Indicó que en la Ciudad hay una tasa de vacunación del 95 por ciento en el caso de la primera dosis y del 90 en la segunda. «Estamos prácticamente completando el primer refuerzo, ya se aplicaron 2.126.456 dosis. A aquellos que ya cumplieron con el intervalo mínimo de 120 días les estamos ofreciendo los turnos para el segundo refuerzo, ya aplicamos 710.417 dosis», informó.

Sin embargo, los avances de la aplicación del refuerzo a la población pediátrica se dan a cuentagotas en el distrito. Muchas familias manifestaron en redes sociales sus reclamos por la no llegada de turnos para nenes y nenas mayores de cinco años. Para las y los menores de esa edad, aún no existe esa opción.

Ante este panorama, profesionales de la salud ya advirtieron sobre los riesgos de quitar la obligatoriedad del tapabocas en lugares cerrados en plena temporada invernal. “Yo sigo recomendando usarlo en lugares cerrados, ya que la pandemia no terminó. Y en este momento están co-circulando otros virus también. Es una medida que protege individualmente y colectivamente y que permite una mayor continuidad laboral, escolar, etcétera”, sostuvo la médica Leda Guzzi, de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) en diálogo con Tiempo.

“El Covid continúa demostrando que no es un virus más. Muchas personas -según algunas series, 4 de 10- presentan síntomas cuatro semanas después de la infección aguda y un número no despreciable de personas de todas las edades padecen long Covid. Esto altera mucho la Calidad de vida y la capacidad funcional de las personas”, alertó Guzzi.

A partir de la medida anunciada este jueves, pasa a ser opcional el tapabocas en espacios cerrados públicos o privados de la Ciudad, incluido el transporte que circule dentro del distrito. En colectivos o trenes interjurisdiccionales -que dependen de Nación- sigue siendo obligatorio: así lo aclararon desde el Ministerio de Transporte de la Nación.

“Considero que llegando el invierno es importante seguir usando el barbijo un tiempo más para cuidar, prevenir y evitar la aparición de rebrotes. Por más que tenemos un alto porcentaje de población vacunada, eso no evita la posibilidad de contagiarse”, dijo a este medio el médico de la UBA Adrián Rosa. “Es preocupación no solamente el covid sino todas las infecciones respiratorias. Y lo otro es la posibilidad de la llegada de las variantes BA 4 y 5, que en Europa se están haciendo predominantes. Hay que analizar un montón de factores”, agregó, y cuestionó que “es una pena que no haya una unificación de criterios en todo el país, para dar normativas claras para la población”.

Por su parte Martín Hojman, de la SADI, expresó: “La verdad que en este momento, con gran porcentaje de la población vacunada, se está transformando en una enfermedad más leve de lo que conocimos. Evidentemente no hay internaciones ni muertes en una magnitud preocupante. De todas maneras, la recomendación de mantenerlo pero el levantamiento de prohibición creo que da un mensaje contradictorio”. En ese sentido, añadió: “Entiendo que la idea política es no tomar medidas de ‘prohibición’ y sí apelar a cada uno (por lo menos en estas cosas). Yo recomiendo seguir con los barbijos. Las variantes que están circulando en el norte son más contagiosas y aún no estamos exentos, sobre todo los no vacunados o personas con comorbilidades”.

“Si hubiera sido opcional dejar de fumar en lugares cerrados, ¿hoy tendríamos ambientes públicos libres de humo? A veces es necesario imponer normas para el bien común. En invierno, con contagios aún altos y a 1-2 meses de la próxima ola, parece pura demagogia”, definió el bioquímico Rodrigo Quiroga, a través de su cuenta de Twitter.

Sigue siendo obligatorio el barbijo en medios de transporte

El Ministerio de Transporte aseguró esta mañana que el uso del barbijo sigue siento obligatorio en el transporte público de jurisdicción nacional, lo que incluye a 32 líneas de colectivos que tienen origen y destino dentro de la ciudad de Buenos Aires y los trenes, tras la recomendación del Gobierno porteño que flexibilizó su uso en espacios cerrados en ese distrito.

Fuentes de la cartera que encabeza Alexis Guerrera señalaron a Télam que «el barbijo sigue siendo obligatorio en transporte de jurisdicción nacional como el tren y el colectivo tal como establece CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte)».

«El Ministerio de Salud sigue recomendado utilizar el barbijo en espacios cerrados», agregaron los voceros.

En ese sentido, la CNRT emitió un comunicado en el que recordó los requisitos para mantener los cuidados en el transporte público de jurisdicción nacional (colectivos, micros y trenes).

«El uso del barbijo, la ventilación y desinfección son condiciones fundamentales a tener en cuenta y controlados para seguir cuidando de cada pasajero y pasajera», indica el texto oficial.

En la ciudad de Buenos Aires circulan 135 líneas de autotransporte de pasajeros, de las cuales 103 son interjurisdiccionales (con recorridos que incluyen partidos del conurbano bonaerense), en tanto las 32 restantes tienen origen y destino dentro de su territorio.