La decisión del Tribunal de Chubut de absolver a tres jóvenes “hijos del poder” acusados de abuso sexual en grupo contra una adolescente en 2012, sigue escalando repudio y bronca en la población. Entre marchas y protestas, lo calificaron como un “fallo insólito y sesgado”.

“Falta de pruebas” y principio de inocencia fueron los argumentos de los magistrados para absolver a los jóvenes tras la violación ocurrida hace diez años en Puerto Madryn.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Absolvieron a los tres imputados por falta de pruebas, en un fallo insólito y sesgado porque durante 10 años se supo y se conoció la verdad en Puerto Madryn, con una víctima que es una sobreviviente por el maltrato que recibió», expuso la abogada querellante, Verónica Heredia, en una conferencia de prensa frente a la oficina judicial en Rawson.

Y adelantó que va a «seguir haciendo los recursos y todas las impugnaciones y en todas las instancias. La víctima quiere justicia. fue maltratada cuando vino a brindar sus últimas palabras, así que el resultado de hoy no nos sorprende».

Ana Karina Breckle, Marcela Alejandra Pérez y María Laura Martini fueron las tres juezas que decidieron la sentencia, que se desconoció de manera oficial.

En el momento de conocerse el fallo, varias militantes que se encontraban afuera del tribunal de Rawson esperando el veredicto, tras casi un mes de debate oral y no público, se manifestaron y reclamaron con gritos como «se va a acabar esa costumbre de violar». Horas después, el edificio ubicado en Don Bosco 141, de Rawson, amaneció vallado y custodiado. Horas después se sumaron otras protestas en plazas y frente a tribunales de la provincia.

Las miradas apuntan a la defensa y el encubrimiento judicial hacia personajes poderosos de la provincia que rodean al hecho. El episodio ocurrió en septiembre de 2012 en Playa Unión, durante una «juntada» de jóvenes en la casa del nieto del ex gobernador radical Atilio Oscar Viglione, como previa a los festejos por el Día de la Primavera.

La denuncia tardó siete años en materializarse gracias a la denuncia en redes sociales. Apuntó a seis jóvenes en la escena del abuso, quienes actuaron cuando la víctima se encontraba indefensa y en estado de inconsciencia. Pero de ellos, solo tres llegaron a juicio: Luciano Mallemaci, Exequiel Quintana y Leandro del Villar. Del resto, dos fueron “salvados” porque eran menores al momento de los hechos, y el sexto logró acreditar que estaba con su novia en las cercanías, pero no en el lugar del abuso.

La víctima, que sufrió maltrato y persecución en todos estos años para que no hablara, hoy tiene 26 años. Cuando sucedieron los hechos era menor.