Mientras se define si se pide la detención de los tres policías de la Ciudad sospechados de haber cometido gatillo fácil contra Lucas González, trascendió que uno de ellos tiene un antecedente particular. Gabriel Isassi, inspector general de la fuerza porteña, fue señalado en 2016 por Cristina Fernández de Kirchner como uno de los oficiales de la Policía Metropolitana que estaban en Río Gallegos cuando se cometió el ataque al a casa de los suegros de la actual vicepresidenta.

En junio de 2016, CFK denunció que la casa de Néstor Kirchner fue violentada. Se supo entonces que seis oficiales de la policía porteña habían viajado a Río Gallegos. En su relato de los hechos, la expresidenta dijo que habían sido detenidos en el puesto control de ingreso a la ciudad, y al ser consultados por los motivos de visita, dijeron que “estaban de paseo”. Luego, cuando se halló en su vehículo una pistola Glock, aseguraron que habían viajado para “hacer unas diligencias procesales de allanamientos”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El nombre de Gabriel Isassi volvió a resonar en las últimas horas, junto a los oficiales José Nievas y Fabián López, sospechados de haber disparado y causado la muerte del joven de 17 años que salía de entrenar como jugador de fútbol en Barracas.

Si bien en un primer momento los agentes difundieron que había existido un intento de robo y que habían hallado un arma en el auto de Lucas y sus amigos, luego las propias autoridades porteñas apuntaron contra el mal accionar de Isassi y compañía.

Según consignó Infobae, los policías ya tienen abogado defensor: Alfredo Oliván, habitual representante de policías imputados.