El caso de Analía Eva De Jesús, más conocida por su apodo “Higui”, fue un testimonio del alto grado de prejuicio que impera en los tribunales argentinos. La mujer estuvo presa siete meses, desde el 16 octubre del año pasado hasta el 13 de junio. Aquel día una patota de diez hombres lesbofóbicos que venían hostigándola hacía un tiempo por su orientación sexual– “te vamos a violar así te corregimos”, la habían amenazado–, la atacaron y además de darle una brutal golpiza, intentaron violarla y hasta buscaron empalarla. En su desesperado intento de defensa, hirió de un puntazo a uno de los atacantes que luego murió.

La justicia decidió no tomar en cuenta ninguno de los elementos que probaban el ataque por odio y decidió castigar a Higui, al menos hasta que el caso tomó notoriedad por la militancia de grupos feministas, de lesbianas y también resonó fronteras afuera. En su momento, el ex arquero colombiano René Higuita se sacó una foto en Twitter sosteniendo un cartel que reclamaba la libertad de Higui –a quien llamaban así por su pasión por el fútbol y su parecido con el arquero– y además escribió: “Hay que respetar a las mujeres y las diferencias”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En las últimas horas, el colombiano volvió a usar la red social para responder una carta de Higui: “Estoy feliz por tu libertad”, escribió en un tuit ilustrado con la foto que Eva Analía le mandó con la carta de agradecimiento. “Estoy feliz por tu libertad, (estás) donde tienes que estar. Dios es grande y bondadoso. #HiguiLibre”, escribió el futbolista.

El miércoles, la página de Facebook “Justicia Por Eva-Higui” había dado a conocer la carta que la joven le hizo llegar al deportista con una foto suya sosteniendo un cartel que dice “Gracias Higuita”.

En la carta, Higui agradecía el apoyo del futbolista: “Hola, René: te cuento que la pasé muy mal encerrada y pensé que me iba a volver loca pero dejame contarte que ver una foto tuya pidiendo mi libertad me levantó el alma, como otras tantas cartas y los dibujitos de mis sobrinos.” “Todos ustedes fueron los ángeles que Dios puso en mi camino para luchar por mi hermosa libertad. Falta, sé que falta pero con todos ustedes a mi lado va a ser menos doloroso y pesado. Jamás sentí tanto cariño, ternura y preocupación hacia mi persona. Nunca pensé que hubiera tantos ángeles hermosos que me protegieran”, continúa el texto que remata enviándole “un fuerte abrazo”.

En declaraciones posteriores a la agencia Télam, el arquero explicó que “lo que vivió esa mujer no es algo que le incumbe a una persona, a una familia, ni a un país, es algo que nos incumbe a todos; por eso es importante que, estemos donde estemos, nos preocupemos y desde nuestro lugar apoyemos la causa”.

“No es que esté de acuerdo con la justicia por mano propia, pero creo que ella tenía la necesidad de defenderse tras el brutal ataque no de uno, sino de varios hombres, y estoy convencido de que de no hacerlo, la víctima hubiera sido ella”, expresó con claridad el futbolista.