El territorio bonaerense ofrece pueblos rurales, sierras y mar –con ese encanto invernal lejos del tumulto veraniego–, para tomarse un respiro en la mitad del año, aprovechando uno de los últimos fines de semana extra largo del 2022. Cinco destinos para viajar, conocer y disfrutar. Acá nomás.

Mastodontes

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Hace algunos años, el Municipio de Marcos Paz creó el proyecto “Marcos Paz, tierra de mastodontes”. Surgió cuando comenzaron a encontrarse fósiles de este animal que vivió en la era cuaternaria. Son casi 25 mil metros cuadrados en la reserva “Francisco P. Moreno”, sobre el kilómetro 48 de la Ruta Nacional 3, donde se ven más de 900 tipos de fósiles que permiten sentir que se recorren ocho mil años de historia. Y, sobre todo, una opción no muy conocida para ir en familia.

La reserva y el museo invitan a grandes y chicos a hacer un recorrido guiado por las edades de la Tierra y también a conocer la megafauna que habitó el territorio provincial hace miles de años. Desde CABA se puede ir en micros, auto, taxi (entre 2900 y 3500 pesos aproximadamente) o en tren. Son menos de 2 horas y media de viaje, según el medio de transporte. Establecimientos rurales y hospedajes con spa es la oferta si se prefiere quedarte todo el fin de semana.

Un cine rural único

La localidad de Roque Pérez se prepara para el fin de semana largo con puntos turísticos claves como la Laguna de Ratto, la plaza principal, la iglesia, la Estación del Ferrocarril y el Rancho de Perón. Los visitantes pueden disfrutar de comidas locales y hasta visitar el Cine Club Colón, el único cine rural del país.

El combo puede incluir recorridos por la ciudad, visitas guiadas, avistaje de aves y también llegar a los pueblos vecinos como Carlos Beguerie donde también la oferta gastronómica es un imperdible como El Gramiyal  y el Almacén La Paz Chica.

Para dormir el hospedaje con desayuno ronda los 6000 pesos, hay departamentos por 2000 y un almuerzo campero en un establecimiento típico por $ 2000.

La localidad está a tan solo 135 km. de Capital Federal, y se llega en bus, en auto y hay combis desde el Congreso.

Pulperías y naturaleza

San Antonio de Areco es la combinación de naturaleza, cultura, tradición y campo. La vida rural y la historia se sienten a cada paso, en cada ochava. Es una hora de ruta la que separa a CABA de esta ciudad turística bonaerense, Capital Nacional de la Tradición donde la vida gauchesca acompaña al ritmo cotidiano.

Los museos impecables como el gauchesco  Ricardo Güiraldes donde la visita guiada resguarda el clima de época de cuando se creó Don Segundo Sombra entre sus muros y revela secretos y perlas como la lámina de un “Batman” de las pampas argentinas o el primer libro de Güiraldes.

La Blanqueada, la pulpería con los vasos “muleros”, el Camino Real que pasa por allí nomás y que conectaba con el Alto Perú, los talleres de platería, soga y talabartería, son parte de este universo que se puede descubrir recorriendo de a pie o en bici a través de este pueblo lleno de encanto y romanticismo al que se llega desde Capital Federal en auto por Ruta Nacional 8 y Ruta Provincial 41. Los hospedajes pueden variar desde los rurales hasta hoteles céntricos con piletas climatizadas, ideal para la familia en esta época.

Un atardecer frente a la laguna

Chascomús está a solo 120 kilómetros de CABA. Se puede llegar en auto por la Ruta 2, en colectivo o en tren. Esta ciudad, camino a la costa, es famosa por su laguna pero ofrece un sinfín de opciones: paseos en bicicleta, actividades acuáticas, aéreas, de campo, de estancia, visitas guiadas dramatizadas, obras de teatros, festivales comunitarios, eventos, y una muy variada carta gastronómica.

Son los pagos del primer presidente del retorno democrático, Raúl Alfonsín, y ahí se puede conocer un gran abanico de historias al recorrer los museos, en un distrito con variada actividad cultural.

Hay una perla en la propuesta @pedaleandochascomús creada por Perla Calderón y Verónica Santolaya, guía y técnica en turismo respectivamente. Incluyen tres circuitos: el Cultural, que dura tres horas y reúne los atractivos más emblemáticos como la Capilla de Los Negros, el Casco Histórico, la vieja estación y el Museo Pampeano; el de Raúl Alfonsín, ciudadano ilustre del Municipio; y el de Ecoturismo, que conecta con las bondades naturales de la ciudad.

La laguna es el principal atractivo. Omnipresente en todo el recorrido urbano, pertenece al sistema de encadenadas del Río Salado que conforman un sistema de humedales de aproximadamente 800 kilómetros con siete cuerpos de agua: Vitel, Chascomús, Adela, Del Burro, Chis-Chis, Tablilla y Barrancas. Contemplar el atardecer resulta un momento inigualable en la costa chascomunense.

El encanto de la playa invernal

Villa Gesell es un destino que está en el ADN de los y las argentinas. Junto con las localidades de Mar Azul, Mar de Las Pampas y Las Gaviotas conjugan los bosques, las dunas y las playas, con locales gastronómicos populares o de alta gama para darse algún gustito. Se puede visitar la histórica Casa de Carlos Gesell, el fundador, en medio del bosque, o caminar por una costa enorme e introspectiva, conciertos, y “La criolla”: la sexta edición de la fiesta con aire de campo, destrezas rurales, gastronomía, danza y música, que se desarrollará del 17 al 20 de este mes. Porque en invierno la playa también existe.

Previaje 3

El ministro de Turismo de la Nación, Matías Lammens, anunció la tercera edición del programa para el segundo semestre. Buscan “apuntalar la temporada baja para que las economías regionales tengan una facturación uniforme durante todo el año”.