Luego de una semana de las protestas de los presos de Devoto por el contagio de Coronavirus dentro del penal, la justicia justicia investiga la represión del Servicio Penitenciario Federal contra los internos a partir de dos personas heridas con balas de plomo que permanecen internadas. 

La denuncia penal fue presentada por la Procuración Penitenciaria al constatarse que ambos presos habían recibido impactos con postas de plomo durante la represión a la protesta que se inició en reclamo de prisiones domiciliarias. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El mismo 24 de abril, ambos detenidos fueron llevados al Hospital Pirovano por las heridas sufridas. Ambos se encontraban entre el sexto y séptimo piso cuando recibieron los disparos. 

Uno de ellos dijo haber sido herido por un proyectil de arma de fuego mientras se encontraba en una ventana. El hombre no siente ni puede mover sus piernas y al realizarle una tomografía computada “se observa lesión en D12. Cuerpo extraño de densidad metálica compatible con proyectil de arma de fuego, que ocupa parcialmente el canal medular”, según se señala en la denuncia.

El otro herido relató que escuchó un “estampido”, sintió un fuerte dolor en el pecho y cayó al piso, donde fue asistido por otros detenidos quienes lo llevaron a enfermería. “En la tomografía se observa en tórax elemento de densidad metálica compatible con proyectil de arma de fuego”, informaron los médicos de la Procuración. 

La denuncia fue realizada ante la fiscalía en los Criminal y Correccional 35, a cargo de Ignacio Mahiques, quien en los últimos días le tomó declaración testimonial a ambos heridos. 

Si bien la causa se encuentra radicada ante la justicia nacional, podría pasar al fuero federal donde ya se investiga el hecho a partir de una denuncia de la División de Asuntos Internos del Servicio Penitenciario Federal (SPF). 

La denuncia recayó en el juez federal 2, Sebastián Ramos, quien ordenó una serie de medidas, aunque es probable que remita las actuaciones al juzgado federal 1, que investigaba la causa por los incidentes en el penal de Devoto del 24 de abril.