El rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, denunció mediante un comunicado que los estudiantes de esa institución que protagonizaron la toma, en disidencia con la reforma educativa impulsada por el Gobierno porteño, no informaron de un caso de abuso sexual que ocurrió dentro de la institución en esos días.

Zorzoli sostuvo en el escrito que “una estudiante del Colegio denunció haber sufrido un abuso sexual por parte de un compañero durante una de las primeras noches de la toma”.

Sin embargo, los miembros del Centro de Estudiantes Nacional de Buenos Aires (CENBA) informaron: “En ningún momento fue nuestra intención ocultar lo sucedido, lo que hicimos fue respetar los tiempo de la victima para salir a hablar, sin exponerla a una situación de la que ella no quería ser parte”.

En el escrito Zorzoli dice: “Inmediatamente después de conocer la denuncia, hemos puesto en marcha el protocolo de violencia de género vigente en la UBA: nos hemos reunido con los/as estudiantes involucrados, también con la familia del/a que habría sido abusado/a, dispusimos el acompañamiento psicológico a ambos/as estudiantes y realizamos las comunicaciones pertinentes ante el Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes”.

Los estudiantes sostienen en su descargo: “Apenas se supo de la situación, se resguardo la integridad de la estudiante, hablando con el abusador para pedirle que viniera más a la toma para no generar una situación incómoda para la víctima, sobre todo si la difusión de lo sucedido es un abuso a su intimidad. Es lo que respetamos y el rector no”.

En los últimos días lo estudiantes resolvieron el levantamiento de las tomas en casi todas las escuelas y solo continúan algunos establecimientos que esperan resolverlo mediante la asamblea.