El viernes se conoció un nuevo asesinato por parte de la policía federal a un chico de 14 años. En este caso se trató de un policía que en ese momento estaba fuera de servicio y que había ido a acompañar a su hijastro que quería vender una bicicleta en el Ciudad Evita.

El hecho se dio a conocer a partir de una denuncia de Madres en Lucha quienes fueron alertadas de la muerte por vecinos de la zona que rápidamente se acercaron a pedir auxilio por el chico. Según algunos vecinos, Matías caminaba por la orilla de la ruta hacía la escuela donde cursa en turno noche, cuando lo pasaron dos chicos que iban corriendo. Es en ese contexto fue que un policía que iba persiguiendo a los chicos y que estaba fuera de servicio se bajó de su auto y sin mediar palabra le disparó provocándole la muerte.

La gente del barrio que vieron desde los monoblocks el hecho, comenzaron a insultar y tirar huevos a los policías que llegaban al lugar para perimetrar la zona.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De acuerdo al relato del policía que lo mató, Arnaldo Arias Mamani, de 40 años, él llegó a Camino de Cintura y avenida Intendente Crovara, frente a la rotonda de La Tablada con su hijastro quien había arreglado la venta de su bicicleta a través de una red social. Luego de varias comunicaciones vía Whatsapp, finalmente se encontraron con el joven, quien, siempre según el relato del policía en el lugar de los hechos los apuntó con un arma para no pagar la bicicleta por lo que él sacó su arma y disparó.

El chico murió minutos después, a pesar de que las fuerzas policiales afirmaban a los vecinos que estaba con vida. Quienes se acercaron al lugar inmediatamente no vieron que el chico tuviera algún arma de fuego, sin embargo, después apareció un arma a su lado.

Matías fue trasladado al hospital Balestrini donde fue identificado por su hermana. Allí también denunciaron que sacaron y viralizaron fotos del cuerpo del adolescente en la morgue.

“Queremos que se terminen estos casos, porque siempre les toca a la gente de extrema pobreza que vive en condiciones paupérrimas”, expresó a Tiempo Argentino, Elvira Meza, integrante de la Red contra la violencia institucional quien además vive en las proximidades del barrio. “Fue un hecho muy confuso donde la víctima termina siendo un pibe. El problema es que la policía lo primero que hace es matar”, manifestó. Y destacó, “él no está detenido, tendría que haber quedado detenido porque lo que pasó es muy confuso”.

El viernes se conoció un nuevo asesinato por parte de la policía federal a un chico de 14 años. En este caso se trató de un policía que en ese momento estaba fuera de servicio y que había ido a acompañar a su hijastro que quería vender una bicicleta en el Ciudad Evita.

El hecho se dio a conocer a partir de una denuncia de Madres en Lucha quienes fueron alertadas de la muerte por vecinos de la zona que rápidamente se acercaron a pedir auxilio por el chico. Según algunos vecinos, Matías caminaba por la orilla de la ruta dirigiéndose a la escuela donde cursa, cuando lo pasaron dos chicos que iban corriendo. Es en ese contexto fue que un policía que estaba fuera de servicio se bajó de su auto y sin mediar palabra le disparó provocándole la muerte.

La gente del barrio que vieron desde los monoblocks el hecho, comenzaron a insultar y tirar huevos a los policías que llegaban al lugar para perimetrar la zona.

De acuerdo al relato del policía que lo mató, Mamani Arnaldo Arias, de 40 años, él llegó a Camino de Cintura y avenida Intendente Crovara, frente a la rotonda de La Tablada con su hijastro quien había arreglado la venta de su bicicleta a través de una red social. Luego de varias comunicaciones vía Whatsapp, finalmente se encontraron con el joven, quien, siempre según el relato del policía en el lugar de los hechos los apuntó con un arma para no pagar la bicicleta por lo que él sacó su arma y disparó.

El chico murió minutos después, a pesar de que las fuerzas policiales afirmaban a los vecinos que estaba con vida. Quienes se acercaron al lugar inmediatamente no vieron que el chico tuviera algún arma de fuego, sin embargo, después apareció un arma a su lado.

Matías fue trasladado al hospital Balestrini donde fue identificado por su hermana. Allí también denunciaron que sacaron y viralizaron fotos del cuerpo del adolescente en la morgue.

“Queremos que se terminen estos casos, porque siempre les toca a la gente de extrema pobreza que vive en condiciones paupérrimas”, expresó Elvira Meza, integrante de la Red contra la violencia institucional quien además vive en las proximidades del barrio. “Fue un hecho muy confuso donde la víctima termina siendo un pibe. El problema es que la policía lo primero que hace es matar”, manifestó.