¿Adoctrinamiento, espionaje, inteligencia; o todo eso junto? Desde hace varios días aparecen entre los estudiantes de escuelas secundarias técnicas. Hablan con ellos, se ríen, bromean, pero la mayoría de los estudiantes sospechan de sus “buenas intenciones”. Son jóvenes que irrumpen en los centros de estudiantes, que no pertenecen a estos y son externos a la escuela. Para los integrantes de la comunidad educativa, estos jóvenes resultan caras familiares, en varias ocasiones estuvieron merodeando los pasillos de la legislatura, hablando con diputados y diputadas del oficialismo porteño y visitando en varias oportunidades el ministerio de Educación de la Ciudad.

Los hechos ocurrieron en la última semana en al menos seis escuelas: en la Técnica N° 1 D.E. 4 Otto Krause; en la Escuela Técnica N° 9 D.E. N° 7 Ingeniero Huergo; en la Escuela Técnica 37 D.E.11 «Hogar Naval Stella Maris»; en la N° 15 D.E. 5 Escuela Técnica Maipú; en la N° 23 D.E. 13 Casal Calviño; y en la Técnica Nº 25 «Teniente 1° de Artillería Fray Luis Beltrán». “En las escuelas técnicas cuesta formar los centros de estudiantes, por muchos motivos, entre los que se encuentran la carga horaria de los estudios y la falta de tiempo para una buena organización, pero sobre todo por las piedras que nos ponen desde la dirección”, cuenta a Tiempo un estudiante que cursa el último año de la Escuela Técnica № 1 Otto Krause; y que pidió mantener su anonimato para evitar cualquier altercado con el equipo de conducción.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los jóvenes que ingresaron a las escuelas técnicas y que irrumpieron en los centros de estudiantes, tuvieron la anuencia de los directivos. “No se puede meter nadie externo a nuestra escuela y a querer meter ideas en nuestro centro de estudiantes. Este pibe se apareció minutos antes del recreo, lo recibimos con respeto pero empezó a hablar sobre los inconvenientes que provoca la política dentro de las escuelas, y de la necesidad de organizarnos por fuera de los centros estudiantiles a nivel nacional para no sé qué cosa, y esto y lo otro”, agrega. “El presidente de nuestro centro de estudiantes no dijo nada y eso a varios nos hizo más ruido todavía porque nos cerraba todo”, termina.

Quien irrumpió en las escuelas mencionadas, es un estudiante universitario de abogacía de la UBA. Se llama Valentino Díaz Fontau, fuertemente enraizado con las iniciativas que propone la cartera de Soledad Acuña. Pertenece al movimiento autodenominado “Estudiantes Organizados”, afirma que es una agrupación estudiantil-juvenil de carácter apartidario, “no respondemos ni pertenecemos a ningún partido político”, y denuncian que: “La militancia partidaria o el fanatismo de cualquier tipo es para otros ámbitos”, señalan en su página web. Entre sus objetivos se encuentran: “Garantizar el acceso a la presencialidad absoluta (con burbuja única y horario completo) en todos los establecimientos educativos del país; Canalizar y materializar como agrupación reclamos relacionados con el adoctrinamiento ideológico en las escuelas; y “fomentar y trabajar en la creación de Centros de Estudiantes independientes y autónomos”.

Los jóvenes «apartidarios» con Gerardo Milman, Diputado Nacional del Juntos por el Cambio

Díaz Fontau, referente de “Estudiantes Organizados”, el brazo extendido de estudiantes de “Padres Organizados”, otra agrupación con fuertes relaciones con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “Este muchacho recorre escuelas adoctrinando con su modo de ver la política a las y los estudiantes. Recorrió y habló en varias escuelas técnicas. Al parecer, la derecha cuanto más miedo tiene , más trabaja”, cuenta a Tiempo Cristina Rubio, profesora de escuelas técnicas y Secretaria de Educación Técnica de UTE. “Eso de que es apartidario es mentira, tiene varias fotos con políticos del PRO y gremios que aplauden las políticas educativas de Larreta y Acuña”, agrega Rubio. “Hay que estar atentos porque empezaron con las escuelas técnicas, y mañana pueden querer irrumpir en todos los centros de estudiantes”, termina.

Sólo con gremios partidarios al PRO

El que aparece en la imagen junto a Díaz Fontau, “es el actual Secretario general de SEDUCA, Facundo Lancioni Kaprow. Este sindicato es partidario del PRO, y apoya cada una de sus políticas que lleva adelante en contra de la educación pública”, denuncia Cristina Rubio, y afirma, “ y confirmar que es uno de los gremios docentes que está muy vinculado al PRO no es una mera impresión: le bajan mucha plata y le firman todos los cursos. Eso se notó más durante la pandemia cuando el secretario general del SEDUCA, salía a hablar por todos los medios en favor de la ministra Soledad Acuña”, agrega Rubio.

Facundo Lancioni Kaprow, Secretario General de SEducA (izquierda), junto a Valentino Díaz Fontau (derecha)