Una mamá denunció un grave caso de abuso sexual en la colonia de vacaciones de invierno que se realiza en la escuela La Pampa en el barrio de Flores.

La mujer había elegido esa colonia que se promociona a través de la página del Gobierno de la Ciudad para que su nene de cinco años pase sus días libres. Sin embargo, el primer día, descubrió que su hijo había sido abusado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esa misma noche, cuando volvió de la colonia, el nene le dijo en dos ocasiones diferentes a su mamá que le dolía la cola. Ella lo revisó y al advertir una inflamación salió con su marido a hacer la denuncia. Pasaron por tres comisarías, ninguna le tomó la denuncia, pero la mandaron al hospital. Allí confirmaron que su hijo había sido abusado.

El nene, en un primer momento, dijo que había sido una nena compañera y luego dijo que era otro compañero quien lo había tocado aunque luego señaló al profesor de la sala, quien le había pedido que no cuente nada porque “era su amigo y si contaba, él iba a terminar preso”.

En el hospital hicieron las pericias correspondientes según el protocolo para estos casos y se puso la denuncia en la comisaría 50. Ese mismo día la llamaron del juzgado para el día siguiente cuando el nene pasó por la cámara Gesell. También denunció ante el Consejo de Educación, dado que se trata de una colonia oficial.

Apenada y enojada por la situación, la mujer se acercó a la escuela al día siguiente para pedir los datos del profesor, pero se los negaron. Ese mismo día se acercó a ella un abogado de parte del Ministerio de Educación pero no le dieron ninguna respuesta. Según dice la coordinadora se manejó de manera negligente.

“Me preocupa mucho que ese hombre siga al frente de niños. Es muy peligroso”, dijo a Tiempo Argentino la mujer entre lágrimas. “Quiero que se conozca el caso porque siento que hay muchos niñitos en peligro”, agrega.

“Quiero que se eduque a la comunidad. Yo soy docente y siempre le decía a mi hijo que no dejara que lo tocara nadie, pero nunca le dije qué hacer si eso pasaba, jamás. Y en el lugar que menos lo imaginé, yo a mi hijo no lo dejo con nadie, lo dejé porque necesito buscar trabajo pero nunca imaginé que pudiera pasarle una cosa así”, dice entre lágrimas la joven.

Días después del hecho, que fue el 17 de julio, la mamá del nene realizó una manifestación en la puerta de la escuela. “Algunos padres nos apoyaban, y nos acompañaron pero muchos otros se enojaron porque al parecer la colonia es muy prestigiosa”, cuenta la mujer venezolana que vive acá con su familia hace unos meses.

A causa de esta situación, el nene está realizando un tratamiento preventivo por VIH y está realizando diferentes controles médicos para garantizar su estado de salud.

“Llamo todos los días al juzgado y me dicen que no hay información, y que faltan pruebas”, expresa la mujer.

Hasta ahora ni desde las autoridades de la colonia (que ya finalizó su intervención) ni el ministerio de Educación se acercaron a escuchar a la mamá que está a la espera de que la Justicia se ocupe de identificar al abusador.