El director general del Cemic y titular de la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas, Hugo Magonza, aseguró que la institución cuenta con tres camas disponibles de cuidados críticos de las 30 que tiene en total, por lo que advirtió que “va a haber un colapso” del sistema sanitario en el marco de la segunda ola de la pandemia de coronavirus.

“La situación sanitaria viene poniéndose más compleja y se aceleró después de las Pascuas, con mayor cantidad de pacientes infectados”, dijo Magonza.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En diálogo con radio El Destape, el director del Cemic precisó que en los hospitales y clínicas “las consultas en las guardias por síntomas de coronavirus crecieron entre un 80% y un 120% desde el 15 de marzo al 12 de abril” dependiendo de la institución que se monitoree, “con un índice de positividad que pasó del 16% al 38/40%, más gente testeada y más positivos”.

“Va a haber un colapso aunque no se puede saber exactamente el día” porque la Covid-19 “tiene un comportamiento inesperado y errático”, aseguró Magonza, quien admitió que “el sistema tiene muy poca capacidad para ajustar”.

Con respecto a lo que ocurre en el Cemic, sostuvo que “estamos en un 90% de ocupación, significa que de 30 camas de cuidados críticos, solo tenemos 3 disponibles para pacientes muy críticos”, lo que caracterizó como “una situación muy límite”.

El titular de la Asociación Civil de Actividades Médicas afirmó que “los hospitales (en general) están arriba de un 90% de ocupación”, lo que consideró “normal en época de estacionalidad alta” por los primeros fríos del año, pero sostuvo que “la diferencia es que en tiempos normales las camas rotan más rápido, entre 3,5 o 5,5 días promedio por egreso y esta enfermedad prolonga las estadías”.

De todas formas, Magonza aseguró que respecto del año pasado los médicos “aprendieron mucho, derivamos a muchos pacientes que no tienen necesidad de estar internados, con seguimiento domiciliario, y ahorramos un montón de camas con pacientes con síntomas leves o sospechosos”.

“A pesar de las dificultades, el año pasado duplicamos las guardias, incrementamos la capacidad de prestación de servicio de camas en un 20, 30 y 50% y en nuestro caso aumentamos camas con asistencia respiratoria mecánica en un 50%”, aseguró.

También remarcó que están en comunicación semanal con el Gobierno porteño y autoridades del Ministerio de Salud de la Nación y dijo que “están al tanto de lo que pasa en el sector privado”.

“El sector sanitario es heterogéneo, cuando hablan del 60/70 (por ciento) de ocupación de camas, están haciendo un promedio entre el sector público y privado, y es el problema de trabajar sobre promedios, que incluyen situaciones de altísimo estrés para las instituciones”, apuntó.